Y ahora, cómo controlar el diálogo interno para que juegue a tu favor:
diálogo