UÑAS SANAS

2
16

A todas las mujeres, y cada vez más a los hombres, nos gusta lucir unas uñas sanas, fuertes y bien cuidadas. En muchos casos, ya sea por nuestro tipo de trabajo o porque no sabemos como cuidar las uñas lo suficiente, nos encontramos con que se nos quiebran con facilidad y están débiles, blandas y que no crecen al ritmo que nos gustaría. En este post os contamos algunos remedios naturales para lucir unas uñas fuertes y bellas.

Como comentábamos, hay distintos motivos por los que tus uñas pueden estar creciendo menos y verse debilitadas, poco sanas:

 

– Morderlas. La onicofagia es un patología que se relaciona con la gestión de las emociones como la ansiedad o el miedo. Este es un hábito que arruina tus uñas y su aspecto, pero puedes usar algunos remedios naturales para evitar morderte las uñas como: las infusiones de valeriana o pasiflora, o masticar un poco de raíz de jengibre en los momentos de tensión.
– No usar guantes cuando estamos usando productos de limpieza. Estos son abrasivos y no favorecen el cuidado de las uñas.
– Falta de minerales y vitaminas. Nuestra dieta debe incluir minerales y vitaminas para estimular un crecimiento fuerte y sano de las uñas.
– Hacer tareas en las que podemos romper nuestras uñas sin progerlas con guantes. Por ejemplo, tareas de bricolaje o de jardinería.
– Usar las uñas como si fueran irrompibles. Las uñas no se hicieron para usarlas de palanca para abrir botellas o similares, por favor, usa un abridor de botellas!
– Tener poca higiene. La falta de higiene no ayuda a tener unas uñas bonitas y fuertes.
– Llevarlas siempre con esmalte. Si siempre llevas esmalte de uñas, no estás dejando que tus uñas respiren, y con el tiempo verás como se amarillean y debilitan. Debes dejar que pasen, al menos, 2 días entre pintado y pintado.
– Infecciones por hongos. Te contamos como las puedes combatir aquí.

 

También te interesara:  LO QUE PENSAMOS VARIA NUESTRA BIOLOGIA

¿Qué hago para que mis uñas se vean sanas y fuertes?
Debemos estimular la circulación sanguínea en nuestras manos. Esto hace que la sangre fluya más y refuerza el crecimiento de las uñas. Podemos hacer esto de manera fácil haciendo ejercicios que, seguramente, forman parte de nuestra rutina habitual: escribir con el teclado, ordenar documentos, tocar el piano, etc.

Protege tus manos del frío para que se mantengan calientes y la sangre siga fluyendo por tus manos.

Hazte una manicura semanal y aprovecha el momento para aplicar endurecedor de uñas y otros tratamientos que nutran, refuercen y protejan tus uñas. Puedes hacer un tratamiento intensivo aplicando estos productos cada noche durante 2 semanas.

Intenta no cortar las cutículas, pues estas protegen a las uñas. Cortarlas demasiado no hará más que reforzar su crecimiento, pero a la vez, debilitará las uñas.

Es aconsejable también que lleves siempre encima una lima para tratar esas roturas repentinas que nos hacemos con el día a día, y que no vayan a más.

Incluye más vitaminas y proteínas en tu alimentación. Las encontrarás en las carnes magras, en los lácteos y en los batidos. Puedes también añadir un suplemento de vitamina D para ayudar al crecimiento de tus uñas.

Abusa del agua, ya sea sola o en forma de infusiones. La buena hidratación es clave para el buen aspecto de nuestra piel, nuestro pelo y nuestras uñas.

También te interesara:  12 cosas que puedes hacer HOY para mejorar tu salud

 

Protegiendo las uñas en casa
Aquí te presentamos algunas recetas hechas con productos naturales para estimular el crecimiento de las uñas.

Remedios con ajo: hay varias recetas que probar con el ajo. Es un excelente aliado para cuidar nuestras uñas.

 

– Aceite de oliva, ajos hervidos y limón. Machacaremos 2 dientes de ajo hervidos en un mortero. Lo mezclaremos con unas gotas de limón y unas gotas de aceite hasta crear una pasta que

   aplicaremos cada noche con un pequeño masaje sobre las uñas y cutículas.

– Endurecedor a base de ajo: añade un diente de ajo troceado muy finamente a tu endurecedor habitual y aplica normalmente. Lavar abundantemente después.

– Aplicar ajo directamente sobre las uñas frotándolo suavemente.

Zumo de pepino: licuamos la mitad de un pepino sin pelar y sumergimos las uñas durante 20 minutos. Repetir una vez a la semana. Podemos hacerlo igual pero con áloe vera (usar solo la sabia).

Jugo de cebolla: el jugo que sueltan las cebollas cuando las pelamos es milagroso para nuestras uñas. Aplicar el máximo tiempo posible sobre las uñas cada noche durante 2 semanas, notarás como se fortalecen rapidamente.

Remedios con aceite de oliva:

 

– Haz una emulsión con unas gotas aceite de oliva y medio vaso de agua caliente. Primero sumerge las uñas durante 15 minutos y después seca distribuyendo la mezcla por todas las manos. La vitamina E del aceite se hará patente en tus uñas y la piel de tus manos.

También te interesara:  ¿Por qué siempre tengo hambre?

– Puedes darte masajes sobre las uñas y cutículas solo con el aceite, las suavizarás e hidratarás mucho. Realiza también por las noches este tratamiento.

Aceite de almendras dulces y rosa mosqueta: mezclamos 2 partes de aceite de almendras sulces con 1 parte de aceite de rosa mosqueta en un recipiente que podamos usar para aplicarlo en las uñas. Aplicar por medio de un masaje por uñas y cutículas todas las noches.

Compartir

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here