Las penas no curadas dañan nuestro cerebro

40
751

Seguramente en algún momento de tu vida has sentido un nudo en el estómago cuando esperaba una noticia importante, o has sentido un fuerte dolor en el pecho cuando alguien te ha hecho daño. Estos ejemplos muestran que existe una clara unión entre cuerpo y mente. Si nuestra mente sufre, nuestro cuerpo experimenta también ese padecimiento. Es lo que en psicología llamamos “Transtornos psicosomáticos”; y todos, absolutamente todos lo experimentamos contínuamente en mayor o menor medida.

Trastornos psicosomáticos: cuando la mente padece.
Los trastornos psicosomáticos suelen tener como base fundamental el hecho de tener que asumir emociones muy intensas, emociones que no podemos llegar a procesar y que las gestionamos de un modo negativo. Pongamos un ejemplo: alguien que tiene un mal trabajo con un jefe que desprecia sus esfuerzos. La persona llegará a casa abatido, con cefaleas, posiblemente sufra insomnio, y puede que esta situación de estrés derive en una úlcera de estómago o en una depresión nerviosa. Si no se actúa, si no se dice en voz alta lo que uno tiene en mente y expresa aquello que le bloquea y le hiere, seguramente acabará enfermando.

Lo mismo pasa si nos rompen el corazón, por ejemplo, si dejamos una relación y no afrontamos de modo adecuado ese estado. La tristeza acabará alimentándose día tras día de nuestros pensamientos hasta atraparnos en la habitación oscura de cualquier enfermedad, dolencias que no tienen una base orgánica objetivada, enfermedades producidas por la mente.

También te interesara:  Curar articulaciones y huesos

Pero veamos qué manifestaciones clínicas pueden producir los trastornos psicosomáticos:
– Cardiopatías isquémicas: La tensión, la competitividad… suele derivar esta enfermedad.
– Cefaleas tensionales: Es la más frecuente entre la población general cuando tenemos un problema.
– Asma bronquial: El estrés en general y ciertos estados emocionales pueden desencadenar crisis de asma.
– Lumbalgias: El dolor de espalda a nivel lumbar es una de las principales causas de baja laboral, y, casi siempre, está asociado a problemas emocionales y tensionales.
– Eczemas: Consiste en la formación en la piel de vesículas y costras, con gran picor, y muchas veces asociado al estrés.

Abrir puertas: liberar el sufrimiento.
Siempre es difícil. A menudo vivimos situaciones donde nos es complicado poder reaccionar: necesitamos un trabajo para poder vivir, y los estados de estrés casi siempre están asociadas a este medio, tampoco podemos controlar todos los acontecimientos negativos que nos llegan, la vida no es un camino donde todo esté previsto y donde la tranquilidad esté asegurada… pero debemos estar preparados, tener armas, habilidades personales para establecer límites, para decir en voz alta aquello que queremos, para mantener una autoestima bien reforzada donde no permitir dejarnos caer en el abismo de la indefensión.

Un momento!! Todavía no salgas de quí!!! Estamos convencidos de que el contenido relacionado que te mostramos a continuación también te va a interesar.
También te interesara:  SUFRIMIENTO EMOCIONAL
Con el podrás: Descubrir artículos relevantes que todavia no conocias. Invertir menos tiempo en ir a la busqueda de articulos. Interactuar con paginas afines a la nuestra donde nos importa la calidad. Y es que estos articulos estan pensados para completar la información que acabas de leer. Por eso, te invitamos a que lo visites y que disfrutes mucho de su lectura.

Es normal sentir nervios, miedo, angustia… pero siempre en momentos puntuales y de modo pasajero. Si esas “emociones” persisten durante mucho tiempo nuestro cuerpo al final terminará quejándose y enfermando. Las penas interiores deben curarse, o al menos cicatrizar para poder seguir adelante con una correcta calidad de vida. De nosotros depende abrir esas puertas. En nuestra mano está la propia felicidad.

Compartir

40 Comentarios

  1. Es verdad , qué nuestro cerebro se enferma ; sufrir traumas de niño te persigue toda la vida. Cuando uno se entera de tragedias , no puedes evitar sentir ; éso que sentiste de niño.

  2. Carta para los que miran y escuchan, en tenebroso y oscuro silencio, hoy estoy aquí, mañana en otro.
    -¿estoy loco?
    -si señor
    ¿me metereis en un manicomio?
    -muy probable.
    ¿mis documentos y pruebas saldrán a la luz?
    -exacto.
    No hay nada peor que un mártir.
    Ya lo probasteis una vez.
    ¿He vuelto?
    -si estoy aquí.
    ¿cual es mi idea?,
    -os la contaré
    -Derrocar el poder eclesiástico, quitarle sus riquezas y, alzar el poder del pueblo y la iglesia.
    -gobiernos traicioneros, los más poderosos, caerán sin remedio, África crecerá de nuevo, habrá vida y un lugar nuevo.
    -cuando todo esté restablecido, un nuevo orden mundial crecerá, establecido por el pueblo oprimido.
    -creceremos juntos y cuando llegue el momento, tomaremos nuestro lugar eterno en este universo.
    He aquí las palabras que alguno reconocerá, ahí empezará todo, jamás creí venir a este mundo y, ver lo que he visto.
    ¿os habéis preparado?¿está todo en orden?¿que habéis hecho con mis palabras?.
    No hay nada que pagar, solo cambiar.
    ¿Lucharéis otra vez?, ¿como ocultareis lo que lograsteis ocultar hace ya más de dos mil años?
    No existe un manicomio tan grande para encerrarme, yo soy el pueblo y, aunque no lo entiendan, se que me seguirán, se seguirán a ellos.
    Porque el pueblo quiere FELICIDAD.
    ESTOY AQUÍ !!!!!!!
    No hago milagros, porque el milagro esta por venir.

  3. Mis miedos,penas,dolores,descepcion las he llorado ,lloradoby dejado ir poco a poco con la ayuda de Dios.Si es muy malo seguir con ellas y si te enfermas pero d nosotros depende quedarnos con ellas.

  4. Mis penas la cura Dios, Gracias mil veces , Gracias porque contigo no temo y si alguna vez temo es que yo soy quien me alejo. Dame tu testimonio y don de palabra para poder evangelizar tu palabra.

  5. Yo claro que me he sentido muchas veces así e incluso de pequeña, pero pienso que mi cerebro que va con Dios , me cura. Es mi gran medicina y empiezo desde cero. Gracias Jesús por estar conmigo, no me abandones que no sé si seré tan fuerte como tú.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here