LA VIDA NO TE QUITA PERSONAS, TE ALEJA LAS QUE NO NECESITAS

147
4423
LA VIDA NO TE QUITA PERSONAS
LA VIDA NO TE QUITA PERSONAS

Decimos que la vida no te quita personas, sino que nos aleja de las que no necesitamos y cuando se trata de salvaguardar nuestro amor propio y nuestra dignidad tenemos que tener algo claro: no podemos admitir rebajas.

Los vínculos emocionales son valiosos y, por ello, es determinante que dejemos a un lado a las malas personas sin corazón que merman una y otra vez nuestra autoestima. En el momento en el que te das cuenta de esto un mundo nuevo se abre ante tus ojos y dejas de necesitar la presencia de aquellos que sembraron en ti las dudas, el malestar y la desgana.

Regala tu ausencia a quien te hace mal en tu presencia

Aléjate de quien duda de ti, únete a quien te valora, libérate de quien te estorba y ama a quien te soporta. Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia y demuéstrate lo que vales.

Tú eres quien te pones el precio y, por ello, es ese valor el que te darán las personas interesadas que no ven más allá de su egoísmo y sus necesidades. Por eso es importante que nos mantengamos cerca de lo que nos reconforta y nos alejemos de lo que nos hace daño deliberadamente. Así que:

Aléjate de lo que te haga daño, de lo que oscurezca tu vida, aléjate de lo que se convierta en siniestro.
Aléjate de todo aquello que no tenga remedio, de aquello que esté sometiendo tu bienestar.
Ponle distancia emocional al dolor, al rechazo y a la traición, obsérvalos y aprende.
Maneja tus miedos, controla tus demonios.
Sé consciente de que el sufrimiento es opcional.
No maquilles ni anestesies la realidad de los vínculos emocionales negativos por el miedo a perder.
Recuerda que las reglas del juego de tu vida son las que tú decidas.

También te interesara:  QUIEN DEDICA SU TIEMPO A MEJORARSE A SÍ MISMO NO TIENE TIEMPO PARA CRITICAR A LOS DEMÁS

El dolor que deja huella

Cuando nos rompemos en pedazos por mantener a los demás completos desintegramos nuestra capacidad de reacción. Es decir, debilitamos la determinación emocional que configura nuestra esencia. Esta desconexión con nosotros mismos tiene consecuencias nefastas para nuestra salud emocional, pues nos aislamos de la realidad y menoscabamos nuestros deseos.

No obstante, cabe hacer una apreciación importante. Todos podemos ser personas tóxicas en algún momento de nuestra vida y en algún tipo de relación. Sin embargo, es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el ojo propio.

Las malas relaciones suelen sostenerse en pilares de este tipo:

La asunción de un rol de víctima.
La tiranía exigente y celosa del que cree que defiende su dignidad cuando menoscaba la del resto.
Las actitudes celosas.
Las atenciones desmesuradas.
La sumisión.
La dominación y la agresividad.

La autotoxicidad, el desequilibrio emocional interior

El deterioro silencioso que se produce cuando nos intentamos convencer de que todo está bien o de que algo puede arreglarse, es garantía absoluta de autotoxicidad. Así, nos volvemos tóxicos para nosotros mismos cuando:

Asumimos un papel sumiso ante las exigencias ajenas.
Perdemos nuestra esencia por no atender a nuestros deseos y sucumbir a las peticiones ajenas.
Nos volvemos victimistas crónicos.
Despreciamos nuestras emociones y pensamientos, así como nuestros logros.
Mantenemos un diálogo interior dañino para con nosotros y para con los demás.
No nos valoramos.
Dejamos de mirar hacia adentro.

También te interesara:  DESCUBRE SI TU PAREJA TE MIENTE

Como se suele decir, es esencial que antes de intentar arreglar el mundo demos unas cuantas vueltas por nuestra casa. No podemos resolver nada sin antes cuestionarnos qué papel desempeñamos en una relación tóxica.

Vale más una autocrítica a tiempo, que una profunda herida emocional en nuestro corazón por no haber sabido hacernos valer a tiempo.

Un momento!! Todavía no salgas de quí!!! Estamos convencidos de que el contenido relacionado que te mostramos a continuación también te va a interesar. Con el podrás: Descubrir artículos relevantes que todavia no conocias. Invertir menos tiempo en ir a la busqueda de articulos. Interactuar con paginas afines a la nuestra donde nos importa la calidad. Y es que estos articulos estan pensados para completar la información que acabas de leer. Por eso, te invitamos a que lo visites y que disfrutes mucho de su lectura.

No desesperes y recuerda: si bien de la hipocresía y de la traición de aquellos que consideramos amigos es muy difícil protegerse, sí que tenemos que tener en cuenta siempre que aunque no todo es oro lo que reluce aún podemos confiar en el mundo.

147 Comentarios

  1. A mi, me gustaria que una persona… Se marchara de mi vida, no me aporta nada es negativa, posesiva y manipuladora, no aporta nada de nada, no tiene sentimientos… O si los tiene estan muy escondidos no ve nads positivo ni bueno en nada ni en nadie…. Como, como se puede ser asi!!!!

  2. Excelente consejo! Gracias hermanita por compartirlo. Totalmente de acuerdo, alejar a todas aquellas personas que nos hacen daño con su actitudes y comportamientos ????????????tienen que salir de nuestras vidas ?????

    • me parece algo terrible que en esta lectura lea ” dejar a un lado las malas personas sin corazon que merman nuestra autoestima”. No creo que esas personas existan, de hecho, todos tenemos corazon. Y a veces si merman en nuestra autoestima no es responsabilidad de ellos, sino nuestra. podria ser que simplemente no nos entendamos, veamos la vida de forma diferente o que cada uno carguemos con diferentes mochilas y sistemas de creencias de nuestro pasado que nos hacen filtrar la realidad de diferente forma. Pero decir que malas personas, sin corazon… me parece poco maduro, nutritivo ni practico. Parece escrito por alguien de 10 años.

  3. Así es, muy cierto. Y a veces por capricho u obsesión insana, nos aferramos a seres que son tóxicos pra nuestro desarrollo espiritual y mental. Gracias por estos artículos tan llenos de sabiduría y enseñanzas.

  4. hay cosas que de simples y repetidas acaban por parecer cliché, pero tal vez algunos clichés entrañan pura Verdad, y nos la perdemos si lo desestimamos por tópico. esta es una de esas cosas que una oye y oye y en el fondo sabe que es cierta, aunque no siempre nos entreguemos a esa verdad y “luchemos” por relaciones que solo retenemos por apego y miedo.

  5. A pesar de que quiero a mi hijo, ya me es insoportable que siga viviendo en mi casa , lleva 3 años que vive con nosotros y nunca copera para nada y trajo a su esposa a vivir en la casa tiene 8 meses que logre que compraran su comida pero asta en eso tengo problemas dejan la estufa sucia y muchas otras cosan que hacen mal en la casa ultimamente asta me echaron pleito aciendo caso omiso que la casa es de sus padres ya le dieron casa y con el pretexto de no tener para la mudansa no se salen cosa que podrian hacer es irse y cuando tengan para la mudansa llevarse sus cosas pero cuando estemos sus papas nunca le he dado llaves

    • Yo tengo una hija que dice que no me quiere en su vida pero no para de pedir ya que vive en el extranjero y me hace chantaje con las niñas. Y tras muchísimos años esto ha llegado a hacerme mucho daño hasta el punto de tener cáncer. Como es de garganta y no puedo hablar la cosa ha llegado a el punto final

  6. Es muy triste y doloroso saber que es así. Pero lo es mucho más aceptarlo y ser consecuente. Sin embargo, es absolutamente imprescindible. Si no te respetas a ti mismo, si no te quieres lo bastante, si no te reivindicas, nadie lo hará. Si te muestras débil, conformista, si te sometes, si te resignas, dejas que te dominen, y te usarán. Yo arrastro esa baja autoestima, esa inseguridad, desde mi más tierna infancia -mi padre se encargó de ello-. Pero también aprendí a protegerme de modo natural a edad muy temprana. Escondí mi decepción, mi sensibilidad… ¡mi debilidad! Me parapeté tras un escudo de recelo y desconfianza, a la vez que de prepotencia y arrogancia. Pero me enamoré y decidí mostrarme como la víctima emocional que soy: débil y vulnerable. Creí que ella, que también lo era, correspondería. Pero no, no lo hizo. Ella no se confió. Y no sólo siguió en guardia ante mí sino que se mostró implacable conmigo. Yo, inerme ya ante ella, en lugar de separarme, acepté la desigual relación, y, aunque nunca claudiqué, me tocó ceder siempre. Y así aguanté hasta que ella me dejó el año pasado, veintisiete años después. Así que sí: si no personas -que pienso que para todo roto hay un descosido, y no se trata de buenos y malos, en absoluto-, desde luego ¡sí hay relaciones tóxicas! Y cuando se está en una de ellas -¡que se sabe!- lo mejor, no, lo mejor no, lo único que puede y debe hacerse es ponerle fin. Duela lo que duela. Si no lo haces tú, antes o después, lo hará el otro cuando le convenga. Pues está igualmente insatisfecho y es más fuerte. Y entonces te dolerá más.

  7. Por supuesto. Todo mal tiene su tiempo. Todo lo podridos se va. Todo lo bueno perdura y cada vez va creciendo al principio duele sientes penas. Pero al final tienes tu recompensa porque lo malo aprender y lo buenos lo cuidas y hacés que perduré para que no marchite ni muera. Todo lo tóxicos todos lo malo fuera. Y tú mente lo agradecerá porque lo bueno te hace feliz y te hacés ser fuerte todo lo bueno es maravilloso. Para el corazón y mente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here