LA TRAMPA DEL TRIGO Y EL GLUTEN

30
160

El trigo que ingerían nuestros antepasados era muy diferente en forma, calidad y antigenicidad de lo que comemos hoy en día. Hasta el siglo XIX, un periodo muy reciente en la evolución humana, el trigo se mezclaba generalmente con otros cereales y frutos secos. Sólo hace 200 años se empezó a moler el trigo hasta convertirlo en harina blanca refinada de trigo con un alto contenido en gluten. Generalmente, el trigo que la gente come ya no ha sido molido en molinos de piedra a partir de salvado de trigo, como lo elaboraban nuestros antepasados más recientes. A la mayoría de los que estamos vivos hoy nos han alimentado diariamente con productos elaborados con harina blanca de trigo desde que contábamos con pocos meses de vida – antes de que el recubrimiento interior del intestino estuviera preparado para filtrar al torrente sanguíneo otra cosa que no fuera la leche materna.

El problema principal con los cereales como el trigo es el gluten, una proteína grande y compleja, y especialmente la parte llamada gliadina. La proporción de gluten en el trigo ha aumentado espectacularmente gracias a la hibridación. La palabra gluten deriva de la palabra griega que significa pegamento, y sus propiedades elásticas y adhesivas son las que hacen que una rodaja de pan o un trozo de pastel no se desmenucen. Pero cuando ese pegamento entra en contacto con los intestinos interfiere con el metabolismo y absorción de nutrientes de los alimentos que componen esa comida. Y como no tiene casi ningún valor nutricional en sí mismo, poco obtenemos con dicha comida. Incluso las personas que no padecen alergia al trigo están introduciendo en su intestino un pedazo pegajoso que provoca estreñimiento, considerándolo una comida nutritiva. La menor de las reacciones al trigo en una persona es una sensación constante de leve fatiga . De hecho, arruinamos cada una de las comidas del día con uno de los alimentos con más antígenos que hay en el planeta.

También te interesara:  4 secretos de la cosmética coreana

En el peor de los casos, enfermedades como artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiple y cáncer como linfoma pueden derivarse de casos graves de enfermedad celiaco o sensibilidad extrema al gluten. En el resto de casos muchos que tienen ocasionalmente diarreas sin ninguna causa, gases e hinchazón intestinal, dolores musculares vagos, infertilidad o confusión mental.

Enviado por Luisa De Allen

por Dr. Colleen Huber
Traducción de Mónica Gómez Santos

Aconsejamos que consulte siempre a su medico y que se realice controles mensuales si su salud lo necesita.

 

Un momento!! Todavía no salgas de aquí!!!

 

Estamos convencidos de que el contenido relacionado que te mostramos a continuación también te va a interesar.
Loading...
Con el podrás: Descubrir artículos relevantes que todavía no conocías. Invertir menos tiempo en ir a la búsqueda de artículos. Interactuar con paginas afines a la nuestra donde nos importa la calidad. Y es que estos artículos están pensados para completar la información que acabas de leer. Por eso, te invitamos a que lo visites y que disfrutes mucho de su lectura.
Compartir

30 Comentarios

  1. Antes en el la antiguedad se cultivaba en un buen terreno con todos sus nutrientes, hoy en en día la polución los insecticidas los fertilizantes, ha venido afectar a la salud humana, más aún los cereales transgénicos, son los responsables de la mala calidad de vida de los seres humanos en la tierra.

  2. No sé porque últimamente desde algunas webs naturistas se abomina del gluten y se dan por ciertas informaciones totalmente acientíficas, siempre respaldados por el mismo argumento: comer x da cáncer. Me parece una falta de respeto hacia esa gente que ha padecido esta enfermedad. Las últimas investigaciones revelan que en mayor parte el cáncer tiene una causa genética y después son causa los grandes contaminantes. Todos los nutricionistas serios incluyen el pan en nuestras dietas, con la moderación adecuada. La versión integral es siempre más sana, pero el pan blanco ocasionalmente no nos va a matar, y mucho menos el gluten.

    • El trigo que ingerían nuestros antepasados era muy diferente en forma, calidad y antigenicidad de lo que comemos hoy en día. Hasta el siglo XIX, un periodo muy reciente en la evolución humana, el trigo se mezclaba generalmente con otros cereales y frutos secos. Sólo hace 200 años se empezó a moler el trigo hasta convertirlo en harina blanca refinada de trigo con un alto contenido en gluten. Generalmente, el trigo que la gente come ya no ha sido molido en molinos de piedra a partir de salvado de trigo, como lo elaboraban nuestros antepasados más recientes. A la mayoría de los que estamos vivos hoy nos han alimentado diariamente con productos elaborados con harina blanca de trigo desde que contábamos con pocos meses de vida – antes de que el recubrimiento interior del intestino estuviera preparado para filtrar al torrente sanguíneo otra cosa que no fuera la leche materna.

      El problema principal con los cereales como el trigo es el gluten, una proteína grande y compleja, y especialmente la parte llamada gliadina. La proporción de gluten en el trigo ha aumentado espectacularmente gracias a la hibridación. La palabra gluten deriva de la palabra griega que significa pegamento, y sus propiedades elásticas y adhesivas son las que hacen que una rodaja de pan o un trozo de pastel no se desmenucen. Pero cuando ese pegamento entra en contacto con los intestinos interfiere con el metabolismo y absorción de nutrientes de los alimentos que componen esa comida. Y como no tiene casi ningún valor nutricional en sí mismo, poco obtenemos con dicha comida. Incluso las personas que no padecen alergia al trigo están introduciendo en su intestino un pedazo pegajoso que provoca estreñimiento, considerándolo una comida nutritiva. La menor de las reacciones al trigo en una persona es una sensación constante de leve fatiga . De hecho, arruinamos cada una de las comidas del día con uno de los alimentos con más antígenos que hay en el planeta.

      En el peor de los casos, enfermedades como artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiple y cáncer como linfoma pueden derivarse de casos graves de enfermedad celiaco o sensibilidad extrema al gluten. En el resto de casos muchos que tienen ocasionalmente diarreas sin ninguna causa, gases e hinchazón intestinal, dolores musculares vagos, infertilidad o confusión mental.

  3. Hola yo soy alérgico al ttrigo . Lo llevo fatal e perdido mucho peso, se me inflama el vientre casi siempre y las eces siempre son diarreicas .me gustaría que me ayudarán dándome algo de más información sobre lo que conlleva gracias

    • No conlleva nada aparte de la intolerancia alimentaria. Yo tengo el mismo problema con proteína de origen marino. Te recomendaría que acudas a la asociación de celíacos de tu ciudad, ellos pueden proporcionarte un manual que contiene todos los alimentos libres de gluten (te indica desde marcas a sabores, medicamentos…). Una medida fundamental es tener tus propios cubiertos, sartenes y vajilla. Lavar por separado, y utilizar tu propio aceite para elaborar frituras. Y cuando toque comer fuera llama con antelación o informa sobre tu intolerancia, casi todos los locales disponen actualmente de medidas para elaborar alimentos libres de gluten. Ya verás que pronto te vas a encontrar mejor.

    • HOLA FRANK, CONOZCO PERSONAS QUE TIENEN TUS SINTOMAS, TIENES QUE DEJAR TOTALMENTE LAS HARINAS. Y A TODO LO QUE CONTENGA GLUTEN, HAY CASAS QUE VENDEN ALIMENTOS LIBRES DE TAC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here