Ejercicio para Procesar el Miedo y Transmutarlo

9
389

El miedo es uno de los sentimientos más dañinos que podemos tener, ya que nos paralizan y, a la vez, frenan todas nuestras atracciones positivas.

Es un enemigo interior muy difícil de combatir. La clave está en no luchar contra él sino en aceptarlo y transmutarlo, tal como se propone aquí.

Puedes hacer este ejercicio en cualquier momento, cada vez que sientas miedo.

Para mejores resultados, es ideal hacerlo en un lugar privado y silencioso, trabajando con una lista de miedos que hayas escrito previamente.

Pongámosnos en acción!

Ejercicio

Siéntate o acuéstate cómodamente, con tu espalda recta, y cierra los ojos.
Toma aire por la nariz, profunda y lentamente hacia tu abdomen; luego exhala por la boca, lo más rápido que puedas. Repite: toma aire lentamente y luego suéltalo lo más rápido que puedas. Una vez más: inhala despacio, luego exhala rápidamente.

Ahora continúa respirando a tu propio ritmo.
Escanea lentamente tu cuerpo físico, desde la cabeza hasta los dedos de los pies, para encontrar la energía del miedo. Busca el miedo. Si no lo puedes encontrar, lee uno de los miedos de tu lista y escanea tu cuerpo de nuevo. Una vez encuentras miedo en tu cuerpo, simplemente obsérvalo. No lo analices, solo obsérvalo. Deja que esté allí. Deja que exista. Deja que crezca y sea lo que es.

También te interesara:  Quien te enfada te domina

Se puede manifestar en una incomodidad física, como un nudo, un dolor, energía localizada, o a través de un pensamiento o una memoria, o simplemente puede ser la emoción del miedo.

Solo míralo. Obsérvalo. Siéntelo. Deja que esté ahí. Y dile, “Miedo, eres bienvenido aquí. Te doy la bienvenida aquí.”. Dale la bienvenida y permite que se haga consciente. Permite que se haga cada vez más consciente. Permite que crezca y crezca lo más grande que le sea posible. Deja que sea lo más grande que pueda ser. Permite que el miedo se exprese para ti, pero no lo analices. Simplemente permite que lo que sea, venga. Aunque sean palabras, pensamientos, memorias.

Rastréalo si se transforma en otra emoción, o si cambia su localización en el cuerpo. Sin importar en lo que se convierta, dale la bienvenida a la nueva expresión. “Pensamiento, eres bienvenido aquí”, “Emoción, eres bienvenida aquí”, “Palabras, son bienvenidas aquí”, “Memorias, son bienvenidas aquí”, “Miedo, eres bienvenido aquí”. Míralo, Obsérvalo.

Ahora, permítete acercarte y abrazar el miedo en cualquier expresión que este haya escogido. Dale Amor y Luz, y permite que exista. Agradécele por cualquiera que haya sido el trabajo que tenía para ti, y por estar contigo por tanto tiempo.
Ahora, suéltalo y entrégalo al Universo, a Dios, o en quien creas y tengas más confianza, según tu credo. Permite que vaya libre hacia su fuente.

También te interesara:  Frecuencia Solfeggio curativa para liberarse de la culpa

Respira muy profundo ahora. Mientras inhalas, absorbe Amor y Luz. Siéntelo. Y cuando exhalas lentamente, deja que esa Luz y Amor vaya y llene el espacio donde solía estar el miedo en tu cuerpo. Si sientes que necesitas hacerlo nuevamente porque te ha sido un poco difícil, repítelo hasta que sientas el Amor y la Luz ocupando ese lugar.

Ahora, simplemente respira despacio y profundamente. Inhalando Luz y Amor, y cuando exhales permite que la Luz y el Amor se extienda por todo tu cuerpo y fuera hacia tu entorno.
Ahora, escanea tu cuerpo desde la cabeza hasta los dedos de los pies para ver si quedó algo de este miedo. Si ha quedado algo, repite el ejercicio inmediatamente. Sino, puedes usar tu lista para hacer el ejercicio de nuevo, o terminar ahora abriendo los ojos y estirando bien el cuerpo.

Repite este ejercicio a diario hasta que no tengas más miedo en tu vida.

Realiza este ejercicio y luego cuéntanos tu experiencia dejándonos un comentario

Aconsejamos que consulte siempre a su medico y que se realice controles mensuales si su salud lo necesita.

9 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here