CÁLCULOS y su relación emocional

32
96

Se denomina cálculo a un pequeño guijarro, una piedrecita, que se origina por una acumulación de sales minerales o sustancias orgánicas (en ocasiones mezcladas con otros elementos) y que se forma en ciertas situaciones anormales. Algunos cálculos apenas se notan a simple vista y generalmente se aglomeran. Otros pueden llegar a medir varios centímetros y suelen aparecer aislados. Se pueden formar en la vesícula biliar, los riñones, la próstata, etc.
Según el lugar del cuerpo donde se formen los cálculos, su significado metafísico varía. En general, para que se acumulen suficientes depósitos para formar una o más piedras, la persona debe alimentar durante mucho tiempo fuertes pensamientos de agresividad o descontento, de envidia o celos. Estos pensamientos se conservan secretos, sin expresarlos en absoluto. La persona rígida que reprime sus sentimientos es más susceptible de formarlos.
Los cálculos biliares a menudo se deben a un “error de cálculo”. Esto quiere decir que la persona piensa de una manera y actúa de otra. Por ejemplo, quiere avanzar y se deja detener por otros, o quiere avanzar y no actúa. Esto provoca pensamientos de descontento y agresividad que se acumulan y se endurecen en su interior. A esta persona le beneficiaría dejar de calcular tanto y actuar según sus deseos.
El cálculo es una concreción pétrea que se forma por precipitación de ciertos componentes (calcio, colesterol) de la bilis o de la orina. El cálculo es la acumulación (o si se quiere la “adición”) de ideas falsas, conceptos erróneos de la realidad que puede ilustrarse con la expresión “hacer un error de cálculo”, emociones y sentimientos inhibidos; una concentración de pensamientos como una masa de energía que se solidifica y se cristaliza al punto de formar piedras muy duras en el órgano en el cual la causa de la enfermedad se manifiesta. Debo hacer confianza en la vida y saber que puedo “contar” con mi poder divino que me permitirá ver los acontecimientos con una apertura más grande y en total seguridad.

También te interesara:  SOY TU CUERPO: TU NIÑO INTERIOR QUE TE HABLA

CÁLCULOS BILIARES
El cálculo biliar es generalmente uno o varios depósitos de colesterol o de cal. En el lenguaje popular, se dice a veces “tener piedras en el hígado”. Viene de la bilis. Este líquido secretado por el hígado sirve a la digestión de los alimentos. La bilis pasa por la vesícula biliar y el cálculo formado se vuelve a encontrar en esta misma vesícula (un solo cálculo gordo o varios pequeños). La bilis es ligeramente amarga y viscosa y manifiesta la amargura interior, la pena, la agresividad, la insensibilidad, el rencor, la frustración o el disgusto que tengo y ciento hacía mí – mismo o hacia una o varias personas. Los cálculos representan un dolor más profundo que los meros síntomas en el nivel del bazo, del hígado o de la vesícula biliar. Es energía cristalizada, sentimientos y pensamientos muy duros, amargura, envidia e incluso celos solidificados bajo forma de guijarros, que estuvieron mantenidos y acumulados a lo largo de los años. Los cálculos pueden estar “ocultos” desde hace tiempo, pero una repentina emoción y violenta puede hacerlos brotar “conscientemente”, con dolores intensos. Frecuentemente, estoy decidido a ir hacia delante, a precipitarme con fuerza, a abrir puertas pero me para algo que me limita, me ahoga y mis acciones se realizan frecuentemente por miedo. Entonces, estoy frustrado de la vida, manifiesto actitudes “amargas” e irritantes con respecto a la gente, no consigo decidirme porque carezco de valor y mis fuerzas interiores están mal canalizadas. No tengo dominio de mí – mismo. Es el motivo por el cual tengo cálculos biliares. ¿Qué es lo que influencia mi vida? ¿Soy demasiado orgulloso? Por más que los cálculos son la expresión de una vida endurecida, debo aceptar liberarme del pasado y tener una actitud y pensamientos más suaves, una apertura diferente hacía la vida soltando el pasado, los sentimientos lejanos y las viejas emociones amargas, permitiéndome así el amor verdadero. El proceso de adaptación al nivel del corazón me ayudará a ver más claro en mi vida y a mejor descubrir el camino que mejorará mi situación.

Un momento!! Todavía no salgas de quí!!!
También te interesara:  SÍNDROME DE LA ABUELA ESCLAVA
Estamos convencidos de que el contenido relacionado que te mostramos a continuación también te va a interesar. Con el podrás: Descubrir artículos relevantes que todavia no conocias. Invertir menos tiempo en ir a la busqueda de articulos. Interactuar con paginas afines a la nuestra donde nos importa la calidad. Y es que estos articulos estan pensados para completar la información que acabas de leer. Por eso, te invitamos a que lo visites y que disfrutes mucho de su lectura.

CÁLCULOS RENALES
Los cálculos renales, también llamados piedras en el riñón, están vinculados con el riñón, sede del miedo. Es la formación de las piedras o cristales procedentes de cantidades abundantes de sal de ácido úrico, residuo hormonal del riñón. El ácido úrico representa viejas emociones por expulsar. El cálculo puede formarse en las diferentes partes del sistema urinario. Es una masa de energía solidificada, creada a partir de pensamientos, miedos, emociones y sentimientos agresivos sentidos hacía alguien o una situación. Aunque se formen los cálculos en los riñones, no se engendran en ellos. El riñón es un filtro de emociones de los residuos del cuerpo. La abundancia de sales de ácido úrico indica la abundancia de sentimientos agresivos solidificados porque estuvieron largo tiempo retenidos. “Vivo frustraciones y sentimientos agresivos en mis relaciones desde tanto tiempo que mi atención está únicamente fijada en ello. Una persona equilibrada tiene los “riñones sólidos”, pero diferentes rasgos de carácter pueden causar los cálculos: soy muy autoritario, incluso extremadamente, duro para conmigo mismo y los demás, decido y hago mis elecciones en “reacción”, me quedo seriamente enganchado al pasado, carezco de voluntad y confianza. Los cálculos renales implican a menudo un estiramiento interior entre mi voluntad y mis decisiones que llevan a un exceso de autoritarismo: sabiendo que soy débil y que tengo miedo, “movilizo” todas las fuerzas disponibles en un mismo lugar para cumplir ciertas tareas, y cuando el período de estrés ha pasado, esta concentración se endurece para formar los cálculos. Debo empezar por volver a encontrar cierta paz interior si quiero dejar de tener cálculos. Debería pensar menos en situaciones conflictivas y en ciertos problemas porque, siguiendo así, me impido ir hacia delante. Debo resolverlos definitivamente y ver el futuro con calma y flexibilidad. Es una cuestión de consciencia y actitud.

También te interesara:  Síndrome del Túnel Carpiano y relación emocional
Compartir

32 Comentarios

  1. Georgina Perez Lugo no te conosco,soy tia de Donna… Pero te diré lo que me han dicho los especialistas sobre este padecimiento el cual también lo padesco….hay que cuidarse porque esta bien cerca de contraer cancér …. No es para asustarte, pero es la triste realidad… Espero que Diosito siempre este con tu esposito en su situacion y con todos ustedes.. nuevamente te pido perdón por darte mi opinión… Les envío rayitos de luz y sanidad…. Bendiciones….

    • El artículo habla de los cálculos que se pueden formar en los riñones, vesícula biliar y próstata. Y las causas emocionales son por agresividad, amargura, resentimientos. Todas estas emociones son reprimidas y se cristalizan, o sea, se endurecen porque la persona reprime estas emociones, y también dice que los cálculos son errores de cálculo, o sea, que la persona es incongruente en sus actos. Dice una cosa y hace otra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here