Hogar Natural

Agua subterránea bajo tu hogar, salud en peligro

By  | 

Conocer si duermes sobre una corriente de agua subterránea o sobre un cruce de redes telúricas puede ser la diferencia entre disfrutar de un descanso profundo y reparador, o sufrir los efectos nocivos de esta radiación natural.

Los profesionales de este campo han podido comprobar de manera sistemática la relación entre este fenómeno y nuestra salud, que va mucho mas allá de un simple elemento perturbador del sueño. Una corriente de agua subterránea puede degenerar tu organismo hasta enfermarte.

Un dato revelador: el 80 % de los pacientes con cáncer que han pedido el estudio geobiológico de su vivienda dormían sobre corrientes de fuerte intensidad.

Sobre como las corrientes subterráneas generan radiación, del porque de su peligrosidad y como nos afectan, hablamos extensamente en el post anterior. Sin embargo quedaron varios temas por aclarar que hoy queremos abordar.

¿Como se detecta este tipo de radiación?

A falta de aparatos capaces de detectar estas frecuencias, empleamos el sistema tradicional: la radiestesia. Todos tenemos en nuestra mente la imagen de un zahorí con su péndulo o sus varitas buscando agua en el campo. En el área de la salud se utiliza el mismo método.

La explicación científica de su fiabilidad es simple: el cuerpo humano es capaz de detectar cargas eléctricas muy débiles. Así, para alguien capaz y entrenado, cuando su cuerpo entra sobre la vertical de la corriente, o sea, en la zona irradiada, ésta genera un impacto en su musculatura, un micro estrés muscular que trasladará al péndulo o a las varitas el particular movimiento de alerta.

¿Cual es la zona de peligro y como puedo evitarla? Las zonas neutras.

La radiación emana hacia la vertical desde su fuente. Así las “fronteras” son muy claras, puede que en una cama de matrimonio un miembro de la pareja esté afectado y sufra las consecuencias negativas, mientras el otro miembro duerme en zona neutra, libre de radiación.

Este comportamiento ofrece grandes ventajas y simplifica enormemente el poder evitar su influencia, pues bastará con apartar la cama de la vertical de cualquier corriente para disfrutar de los beneficios de dormir en una zona sin radiación.

¿Existe algún sistema para apantallarlas?

Hoy por hoy no conocemos ningún tipo de material capaz de apantallar este tipo de radiación. Tampoco ningún método más o menos mágico ofrece resultados: espejos del revés bajo la cama, la piel de un animal bajo el colchón, tizas, pirámides, maderas, sal, espirales … .

Estamos hablando de una radiación que se origina a varias decenas de metros bajo tierra, capaz de penetrar tierra, rocas y cemento, elevándose a varios metros y finalmente alcanzar tu cuerpo. ¿Crees que cualquiera de estos sistemas puede funcionar? Nada tiene esto que ver con la superstición, hablamos de un fenómeno físico que daña gravemente al organismo.

El único sistema efectivo es conocer por donde pasa la corriente mediante un estudio geobiológico de nuestra vivienda, y apartarse de su vertical, una pequeña acción que te permitirá disfrutar a ti y a los tuyos de una casa sana.

¿Entonces vivir en un piso elevado, me sirve de protección?

Lamentablemente no es así. La capacidad de penetración de una radiación de este tipo es enorme y su intensidad no disminuye con la altitud. Su incidencia es la misma en la planta baja como en un ático. No es un hecho aislado que en un mismo bloque de pisos, varios de los vecinos que duermen sobre la misma vertical estén enfermos, todos ellos sufren por la misma radiación.

¿Puede una corriente cambiar su cauce?

Si te preocupa que esté durmiendo en una zona neutra pero que en un futuro el cauce de la corriente varíe y llegue a afectarte has de saber que es altamente improbable. Una corriente no suele variar su cauce a no ser que sea muy superficial y que a causa de grandes obras se vea afectada. Lo que si puede variar es su caudal y lógicamente a más caudal más fricción y a más fricción más radiación.

¿Y si tengo una corriente en casa, debo mudarme?

Afortunadamente no es así. La presencia de una o varias corrientes circulando por zonas de paso no tienen ninguna influencia sobre nuestra salud.

Vivir en una casa sana !

En realidad, una casa sana es aquella de la que conocemos la existencia o no de alguna corriente de agua subterránea, su intensidad y su cauce. Ello nos permitirá evitarlas y colocar las camas en zonas neutras para disfrutar así de un buen descanso y una buena salud.

La misma casa, si no le prestamos atención a este factor, puede ser una fuente de sufrimiento y dolor. ¿Por que no evitarlo?

Para saber más visite la web de Casa Sana

Os emplazamos a leer la tercera y última parte de esta serie donde profundizamos sobre las redes telúricas y como pueden afectar a tu salud.

3 Comments

  1. Leticia Diaz Rojas

    Leticia Diaz Rojas

    24/10/2016 at 12:01

    El agua es buena…buen chi

  2. Martha Pacheco

    Martha Pacheco

    24/10/2016 at 08:15

    Blenda López

  3. Martha Pacheco

    Martha Pacheco

    24/10/2016 at 08:15

    Carmen Lorena Montero Gonzalez. Rosy Rodriguez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *