Consejos

5 Síntomas de un sistema inmunológico debilitado

By  | 

El sistema inmunológico es el mecanismo del que dispone nuestro cuerpo para defenderse de los virus, bacterias y muchos tipos de enfermedades. En ocasiones, tiende a debilitarse: una mala
alimentación, el estrés, o algún tipo de afección, puede evitar que cumpla sus funciones básicas. Pero ¿Cuáles son las señales de aviso? No te preocupes, te las explicamos.

¿Cómo saber que mi sistema inmunitario está débil?

El sistema inmunológico es nuestra defensa, nuestra “respuesta inmune”, a determinados agentes externos que pueden entrar en nosotros y hacernos daño. Compuesto por un red de células, tejidos
y órganos, son ellos los encargados de trabajar en conjunto para proteger nuestro cuerpo. De seguro que lo sabes, estas células protectoras son los llamados leucocitos o glóbulos blancos,
encargados de atacar precisamente esos organismos que nos causan las enfermedades. Estas células se encuentran situadas en el timo, el bazo y la médula ósea. Son los llamados “órganos
linfáticos”.

Si por la razón que sea disponemos en un momento dado de un bajo nivel de leucocitos, dejaremos de poder hacer frente a esos elementos externos que nos enferman. Es importante pues estar
alerta a un determinado tipo de señales, para que, de inmediato, nuestro médico determine el origen de esa debilidad y podamos hacerle frente, Veamos pues los indicios.

1. Cansancio

huellas-del-cansancio

Bien es cierto que el cansancio puede tener muchas causas. Pero cuando es continuo, cuando al levantarnos por ejemplo por las mañanas ya nos sentimos agotados, cuando ante pequeños esfuerzos
acabamos rendidos, cuando las diferencias de temperatura por ejemplo nos producen bajones, mareos…etc, es ya un síntoma a tener en cuenta.

2. Infecciones frecuentes

Infecciones de orina, de estómago, tener por ejemplo las encías siempre inflamadas y enrojecidas, sufres diarreas a menudo… son ejemplos de que nuestro sistema inmunitario no hace frente como
debería a agentes externos que se introducen en nuestro cuerpo. No da la respuesta adecuada y no nos puede defender frente a determinados virus o bacterias.

3. Resfriados, gripes, dolores de garganta

evitar resfriarse

¿Cuántos resfriados sueles coger? ¿Uno cada mes? ¿Te duele siempre la garganta? ¿Te contagias enseguida con las gripes? Entonces visita a tu médico para que te haga una analítica y compruebe
tu nivel de glóbulos blancos. Tal vez tu sistema inmunitario no te esté defendiendo como debería.

4. Alergias

Hay personas que sufren reacciones alérgicas de modo más frecuente que otra. No pueden dar respuesta a determinadas influencias del polen, del polvo, de agentes de su alrededor que impactan en
nuestra piel o nuestras mucosas, y que de inmediato, afecta a su salud. Si es tu caso es posible también que tengas el sistema inmunitario débil.

5. Heridas que tardan en cicatrizar

Herida

Es posible que cuando te hagas un corte o una simple rozadura, siga ahí sin curarse al cabo de los días. Las heridas no terminan de curarse, sino que se infectan, se inflaman y nos duelen. ¿A
qué se debe? Si te ocurre esto ponlo en evidencia con tu médico.

Aprende a fortalecer tu sistema inmunológico

alimentos-ricos-vitamina-c

1. Cuida tu dieta

Sabemos que lo sabes. Una buena dieta es sinónimo de una buena salud. Pero en ocasiones solo las seguimos cuando ya estamos sufriendo algún problema, cuando ya estamos enfermos. Es necesario
que mantengas una nutrición variada y equilibrada en todo momento, rica en frutas, verduras y proteínas magras, y baja en exceso de azúcar, grasas y alcohol. Las frutas cítricas son siempre un
excelente ayuda, así que no descuides tu consumo de naranjas, las mandarinas, papayas, uvas, tomates…

2. Duerme lo suficiente

Conseguir un sueño tranquilo y reparador, es imprescindible para mantener fuerte nuestro sistema inmunológico, para permitir que recupere energías y cumpla sus funciones esenciales. El
insomnio, las preocupaciones que nos obligan a despertarnos continuamente, son enemigas de su salud.

3. Higiene y limpieza

También lo sabemos, pero en ocasiones se nos puede pasar por alto. Lavarnos las manos antes de comer, antes de manipular comida, después de tocar animales, después de llegar de la calle o del
trabajo… E importante también cuidar de la limpieza de nuestros alimentos. Lava bien las verduras que vayas a cocinar, sumérgelas en agua y elimina cualquier resto…. todo ello es
imprescindible para proteger nuestro sistema inmunológico.

5. Maneja adecuadamente el estrés

El estrés no es solo una emoción, si se convierte en crónico puede traernos graves problemas. Se acumulan toxinas en nuestro organismo, debilita nuestro sistema inmunológico, enfermamos… Así
que tenlo en cuenta. Establece prioridades, aprende a quererte, a encontrar tu tiempo, a hacer cosas por ti.

7 Comments

  1. Yayis Guzman

    Yayis Guzman

    31/08/2016 at 17:59

    Rafael Fernandez Regatillo

  2. Johanna Calderón García

    Johanna Calderón García

    23/07/2016 at 03:57

    Carlos Giovanny Gomez Ortiz

  3. MySoul Stfani

    MySoul Stfani

    27/05/2016 at 20:52

  4. Doris Rodriguez Berrios

    Doris Rodriguez Berrios

    22/03/2016 at 14:04

    Mary Isabel Vespa Loreto

  5. Natalia Calabro

    Natalia Calabro

    27/12/2015 at 16:08

  6. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    27/12/2015 at 16:00

    Muy Interesante

  7. Patricia Locio

    Patricia Locio

    12/11/2015 at 03:18

    Magdalena Vargas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *