Terapias

QUEMADURAS, relación emocional

By  | 

Una quemadura es una lesión en los tejidos provocada por el calor o el sol en cualquiera de sus formas, pero también por la electricidad, las sustancias químicas y la radiación. No olvides comprobar para qué sirve la parte del cuerpo que se ha quemado.

Si la quemadura es resultado de un accidente, sugiero que consultes este término. Es importante recordar que cuanto más grave sea la lesión, mayor es el sentimiento de culpa.

A la definición de accidente podemos agregar: ¿Quién o qué te quema hasta el extremo de hacerte sentir culpable? En lugar de encerrarte tanto en el juicio, sé más flexible, más tolerante hacia ti mismo y hacia los demás. Así dejarás de castigarte y de hacerte sufrir.

La quemadura, por diferentes fuentes físicas (calor, frío, etc.), provoca una lesión de la piel. La piel es el límite entre el interior y el exterior, la frontera entre mi universo interior y el mundo alrededor de mí. Hay algo que me quema en el interior: un profundo dolor, emociones profundas y violentas inhibidas (ira, pena, desesperanza) de tal modo que giro todo esto contra mí bajo forma de culpabilidad y de auto – castigo (quemadura).

Una quemadura puede implicar varios niveles del cuerpo (carne, tejido blando, líquidos del cuerpo, a veces los huesos). Una quemadura ‘emocional” o “mental” se manifiesta físicamente de un modo muy fuerte y agresivo. Compruebo la parte del cuerpo quemada. Para las manos, es probablemente porque me siento muy culpable de realizar algo que está vinculado con una situación en el presente.

Para los pies, se refieren al porvenir y la orientación próxima de mis acciones. Puede que viva un miedo a conocer una nueva persona o una nueva situación porque estoy consumido por el deseo de conocer a esta persona o esta situación. Quizás tema que mis proyectos se vayan en humo.

También puedo tener un deseo ardiente de hallarme con una persona a quien amo. También puedo comprobar el tipo de quemadura: los líquidos (agua hirviente, gas) pueden estar vinculados con una reacción emocional violenta en cambio una quemadura con una sustancia más sólida (brasa, metales, etc.) implica más una quemadura (combustión) en los planos mental o espiritual.

Existen diferentes tipos de quemaduras que se clasifican en función de su profundidad.

Así, todo lo que ha sido dicho anteriormente es válido para lo que sigue con más o menos intensidad, según la “profundidad” de la quemadura. Así, las quemaduras de primer grado que tocan la parte superficial de la piel tal como una insolación, pueden implicar la contrariedad en las situaciones de mi vida.

Las de segundo grado se refieren más a una pena relacionada con uno o diversos aspectos de mi vida que juzgo importante. Las quemaduras de tercer grado, que afectan la piel en toda su profundidad, pueden atacar un músculo, un tendón o un órgano.

Dichas quemaduras corresponden a una ira y una agresividad intensas que perforan mis protecciones naturales tanto físicas como psíquicas.

No se puede volver físicamente atrás en los casos de quemaduras graves. Sin embargo, todas las calidades divinas (amor, ternura, respeto, etc.) pueden manifestarse para permitirme integrar la experiencia de una quemadura importante. En vez de sólo ver las dificultades y los problemas en mi vida, acepto ver ahora el amor en cada situación de mi vida. El amor está por todas partes y quedo abierto al sacar las lecciones de las experiencias que vivo. Es el proceso normal de integración en el nivel del corazón.

3 Comments

  1. Efren Andrade Vqz

    Efren Andrade Vqz

    10/08/2016 at 03:34

    Mira Fanni Chávez copy y me lo mandas 😉

  2. Ester Barg

    Ester Barg

    30/01/2016 at 13:46

    mIs manos y brazos. Sirven para acariciar. ( carezco de alguien en quien depositarlas)

  3. Laura Lorena Ortiz Rubio

    Laura Lorena Ortiz Rubio

    25/10/2015 at 20:43

    Que interesante Nely Muñoz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *