Yoga

¿Qué es el Centro del Corazón?

By  | 

En general, el hacerse consciente del centro del corazón es una práctica básica, simple y directa. Es un elemento importante para la auto-realización. El Centro del corazón es un portal sui generis situado en el area pectoral y es importante ser consciente de el.

“El divino átomo del Ser se encuentra en la cámara derecha del corazón, a un par de centímetros de la línea media del cuerpo.”

“Aquí yace el Corazón, el dinámico Corazón Espiritual. Se le llama Hridaya, se localiza en el lado derecho del pecho y es claramente visible para el ojo interno de un adepto al camino espiritual. A través de la meditación se puede aprender a encontrar el Ser en la caverna de este Corazón.”

Ramana Maharshi

En el Sita Upanishad, el Maha Narayana Upanishad, y el Ashtanga Hridaya (un texto Ayurveda en el que se le identifica como el “Ojasa Stana” o “consciencia luminosa en sí”) se pueden encontrar afirmaciones acerca de este “portal” espiritual. Por ende, las enseñanzas acerca de la ubicación del Corazón Espiritual en el cuerpo no se originaron con Ramana.

El argumento principal de Ramana no es teórico, sino experimental. Evocaba el estremecimiento sagrado del corazón, spanda (sphurana), como una continua sensación de ser consciente de la consciencia misma (o “Yo-Yo” como solía decir), aún desde sus días de estudiante en Madurai.

Yogi Bhajan describe el Centro del corazón de manera similar:

“Al interior del cuerpo existe un Centro en el que ubicar esa sensación de consciencia abrasadora. Es éste el Centro al que apuntamos cuando decimos “Yo”.

Este Centro es el Corazón Espiritual, también llamado Hridaya. Hridaya no es uno de los siete centros psíquicos (chakras); más bien se localiza en una octava parte del corazón físico, a la derecha del esternón. También se le conoce como el marcapasos o sínodo del corazón, pues provee el impulso que resulta en su latido.” (Yogi Bhajan – Kundalini Mata Shakti)

El Centro del Corazón no es Anahata chakra

De acuerdo con la tradición tántrica, Anahata chakra -el chakra cardiaco- es un nivel importante o dimensión de nuestro ser y de la manifestación en su totalidad. Pero el Corazón Espiritual es más que eso. No es sólo un nivel, es el Todo.

El Centro del Corazón nos abre hacia la infinitud del Corazón Espiritual.

El Corazón Espiritual no tiene límite

Ramana enseñó que la concentración en el Centro del corazón es sólo una acción relativa. Es una técnica válida siempre y cuando estemos identificados con el cuerpo físico. Debemos ver al Corazón como la Realidad omnipresente- Por ende, todas sus descripciones no son más que conceptos mentales. Esta revelación se conoce como el “Dahara Vidya” o “Conocimiento del corazón.”

Ramana ahonda en la importancia del Corazón:

“El Corazón es el centro del Ser y el Ser es el centro entre los centros.”

“Así como la fuerza sutil de la electricidad viaja a través de los cables y hace muchas cosas maravillosas, también el Corazón le imparte sensibilidad a los sentidos..”

El corazón es ilimitado y, dado que no tiene forma, contiene la totalidad.

Es importante notar que el relacionar algo infinito, Atman, el Ser Divino, con algo finito, tal como el cuerpo físico, o un punto dentro de éste, no puede sino ser una empresa relativa.

Ramana afirmó que la conciencia del Infinito Supremo no se puede localizar en un lugar específico del cuerpo y que, en el estado de expansión divina, al adentrarnos en el océano divino de la Conciencia, no podemos ya hablar de cabeza, brazos, cuerpo y otras áreas.

“Te pido que veas en dónde surge el “Yo” en el cuerpo, pero no es realmente correcto decir que el “Yo” surge y se sumerge en el Corazón, del lado derecho del pecho. El Corazón es otro nombre para la realidad y no está ni adentro ni afuera del cuerpo. No puede haber un dentro o fuera de él, pues él simplemente es.”

“El Corazón no es algo físico. La meditación no debería ser sobre derecha o izquierda. La meditación debería ser sobre el Ser. Todo el mundo conoce el “Yo Soy”. ¿Quién es el “Yo”? No estará ni adentro ni afuera, ni a la derecha, ni a la izquierda. “Yo Soy” -eso es todo. Deja en paz la idea de derecha e izquierda; pertenece al cuerpo. El Corazón es el Ser. Date cuenta de ello y ya verás por ti mismo. No hay necesidad de saber dónde está y qué es el Corazón. Hará su trabajo si te dedicas a la búsqueda del Ser.”

Sin embargo, Ramana dice que en el momento de regresar a la conciencia del cuerpo físico, existe un recuerdo que perdura y pareciera estar conectado con el área del corazón físico, en el medio del pecho, ligeramente hacia la derecha. Esta Infinidad Divina se puede encontrar de nuevo si uno se concentra en el área cardiaca. Los místicos cristianos también lo llaman traer la mente hasta el Corazón.

La práctica espiritual recomendada por Ramana Maharshi

Este sentimiento puro de “Yo Soy” relacionado, al menos al comienzo de la práctica, con el centro del pecho, ligeramente hacia la derecha -tiene un rol privilegiado en la revelación acerca de quiénes somos en realidad. Si aceptamos este idea, pues, como Ramana apuntó, éste será el aspecto principal sobre el que habremos de enfocar nuestra mente durante la concentración, meditación, y en nuestra vida diaria.

¿Dónde debería localizarse naturalmente la Conciencia Testigo?

Por supuesto que la Conciencia Testigo no se limita al cuerpo o partes de éste. La Conciencia Testigo no es la mente o un producto de ella; es la inmensidad, la conciencia radiante del Corazón Espiritual (que se puede asociar con la región pectoral -al menos al inicio de la meditación, si seguimos identificándonos con el cuerpo físico).

El ubicar a la Conciencia Testigo en el cerebro es una actitud estéril. El testigo máximo no es la mente o un pensamiento en particular. En nuestra mente, nos podemos imaginar un testigo de nuestros pensamientos, y luego a otro testigo de este primer testigo -el testigo del testigo- luego un testigo del testigo del testigo… y así sucesivamente. La mente puede jugar este juego del testigo ad infinitum.

Sólo si relacionamos la Conciencia Testigo con el centro del corazón, con este lugar de intimidad profunda -de la intuición acerca de quiénes somos en realidad- es que podemos darnos cuenta de la presencia del Testigo máximo.

Enfatizamos de nuevo, no se trata de enfocarse en el centro del pecho, sino de una actitud propia de Entrega, de “regresar a casa”.

Esto no debate teóricamente. Se revela en la meditación.

La sensación de lo Verdadero

La conciencia del Centro del corazón tiene implícita una evidencia intuitiva, una sensación de lo Verdadero, de Amor.

Conlleva una plenitud natural, el florecimiento del amor, de la armonía, de un estar en perfecta sintonía con el Todo.

La apertura del alma, la sensación de libertad, alegría y amor, son todas expresiones de una conciencia del Centro del corazón.
Hay una libertad y felicidad inherentes a la conciencia del Centro del corazón. Es una forma muy simple de entrar en sintonía con la dimensión infinita de nuestro ser.

Por ende, el sufrimiento disminuye y la conciencia de la belleza y el esplendor de la vida se magnifica.

El sumergirnos en el Centro del corazón, usando las recomendaciones de Ramana nos ayuda a ir más allá del sentimentalismo, las emociones individuales y las ataduras. Es un importante primer paso en la revelación de nuestra naturaleza divina.

Hridaya Yoga

2 Comments

  1. Edu Sou

    Edu Sou

    25/07/2016 at 08:22

    Como el texto mismo expresa: “Ramana enseñó que la concentración en el Centro del corazón es sólo una acción relativa. Es una técnica válida siempre y cuando estemos identificados con el cuerpo físico. Debemos ver al Corazón como la Realidad omnipresente- Por ende, todas sus descripciones no son más que conceptos relativos”
    Algunos peligros eminentes de este texto antiguo:
    -Hoy por hoy….En el proceso de “experienciación”; ‘lugar físico’ en el corazón, ya no es un concepto persistente.
    -La práctica espiritual no se limita al “Yo Soy”… Y ya es tiempo del “Yo Soy El Que Soy”… Pero…Así como es prácticamente inútil vocalizar y así intentar expresar lo que es completamente solitario y personal, al hacerlo (expresarlo) en Amor, el que tenga oídos podrá absorber la geometría!
    Gracias por compartir

  2. Sabiduria Milenaria Evolutiva

    Sabiduria Milenaria Evolutiva

    17/09/2015 at 23:14

    Gracias<3

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *