Nutrición

Propiedades nutricionales del Cardo

By  | 

Cardo es el nombre común de varias plantas de la familia de las asteráceas o compuestas. Esta familia, cuyo nombre actual deriva del griego Aster (estrella), se caracteriza porque sus flores se forman por la fusión de cientos e incluso miles de flores diminutas —como es el caso del girasol—, tienen hojas y ramas espinosas, y sus tejidos contienen abundante látex.

Su nombre latino cynara deriva del griego kinara, con el que los antiguos denominaban a las plantas espinosas. Son matas vivaces de una altura de 1-2 m, con grandes hojas recortadas y velludas de color grisáceo. Sus flores son como las alcachofas, pero más pequeñas y punzantes. La parte que se consume como hortaliza es el tallo. Es algo amargo, pero una vez hervido está delicioso, con un suave gusto parecido a la alcachofa.

En general, las hortalizas de esta familia son originarias de regiones templadas. Por tanto, su crecimiento y desarrollo están adaptados a zonas de temperaturas moderadas. Esta planta crece de forma espontánea en los países de Europa mediterránea y del norte de África, donde se viene utilizando desde tiempos muy antiguos. De las
variedades cultivadas, con tallos más anchos, menos amargas y espinosas que las silvestres, la principal es la «lleno blanco», con pencas anchas, carnosas y sin espinas.

Estacionalidad
La venta de cardos en el mercado empieza en el mes de noviembre, y se prolonga durante todos los meses de invierno y principio de primavera.

Porción comestible
80 gramos por cada 100 gramos de producto fresco.
Fuente de nutrientes y sustancias no nutritivas Calcio, hierro, potasio y riboflavina.

Valoración nutricional
El cardo se asemeja, en la composición nutritiva, a la alcachofa. De ella se desprende un modesto contenido en hidratos de carbono, constituidos en su mayor parte por inulina, un almidón polisacárido similar a la fructosa, bien tolerado por los diabéticos; y por otras sustancias como la cinarina, un compuesto beneficioso para el hígado, y que
estimula la secreción biliar. Respecto a las sales minerales, el cardo sobresale frente a otras verduras por su
abundancia en calcio e hierro. Los aportes de estos minerales en una ración de cardo equivalen al 18% de las ingestas recomendadas de calcio al día para hombres y mujeres de 20 a 39 años y al 24% de las ingestas de hierro para hombres y al 13% para mujeres. Si bien, estos minerales no se asimilan tan bien como los contenidos en alimentos de origen animal.Su contenido vitamínico es escaso, siendo la vitamina C la más elevada, junto con la riboflavina aunque en cantidades muy pequeñas si se compara con la mayoría de las verduras. Son alimentos que aportan muy pocas calorías, lo que los hace muy adecuados para las dietas adelgazantes. Al mismo tiempo, son fáciles de digerir, diuréticos, laxantes y tónicos, cualidades todas merecedoras de extender el consumo de este alimento.

 

Cardo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *