Conciencia Corporal

Perspectivas sobre la menstruación

By  | 

Últimamente se ha puesto de moda utilizar la sangrede la menstruación en obras de arte, tal como lo hizo la artista conceptual Jean Lewis, quien busca desestigmatizar la naturaleza femenina. Sin embargo, el caso de la artista Rupi Kaur, quien decidió mostrar el incómodo momento por el que pasamos todas las mujeres en una serie de fotografías titulada Period. Es claro, la red social Instagram la retiró, pues hoy, hablar sobre la menstruación es un tabú para casi todas las culturas.

En la antigüedad, las civilizaciones veían la menstruación como un periodo sagrado que anunciaba la fertilidad femenina y se decía que poseía un poder espiritual y revelador.

Estas son algunas de las perspectivas que los antepasados tenían sobre dicho periodo.

La sangre es una parte importante del sistema de creencias tradicional Cherokee, para ellos simboliza la vida. Sus creencias sobre la procreación afirman que la carne y la sangre de un bebé son aportados por la madre, mientras que el esperma del padre se convierte en la base del esqueleto.

La sangre menstrual era considerada particularmente poderosa y símbolo de la fuerza femenina, la cual podría canalizarse contra un enemigo por medio de brujería, guerra y rituales del juego de pelota. Una leyenda Cherokee relata la historia de un monstruo caníbal, llamado Nun’yunu’wi, o Stoneclad. Él era prácticamente invulnerable debido a su piel de piedra. Ningún guerrero podía esperar derrotarlo. Se escondía en las montañas, con un bastón mágico y su perro guía, allí esperaba para matar y comer cazadores desgraciados que tropezaban con él. Su única debilidad era que no podía soportar mirar a una mujer que estaba menstruando. De esta manera, fue destruido en un encuentro con siete vírgenes menstruantes.

Los Kung de África del Sur, creen que la sangre menstrual es una poderosa fuerza de vida. Además, piensan que la primera menstruación de una niña contiene poderosa energía espiritual. Cuando una chica menstrúa por primera vez, debe permanecer aislada y evitar ciertas actividades. Es guiada por una mujer mayor que no podrá ser su madre, pues la primera menstruación y el parto no deben ser combinados jamás.

Si la niña mira el sol, podrá destruir las plantas de la tierra; si mira a las nubes, no dará lluvia. Ella debe estar protegida de tocar el suelo o el agua de lluvia. También, debe guardarse lejos de los hombres de la caza: su poderosa energía reduciría el poder de sus armas, el veneno de las flechas y haría que los cazadores fueran perezosos y aletargados.

En el antiguo pensamiento Taoista, la sangre menstrual se denomina chilong, o Dragón Rojo y es la fuente de energía femenina. Las mujeres pierden su energía que a través de la menstruación así como los hombres la pierden por la eyaculación.

Inventaron técnicas para reducir la menstruación a un flujo amarillo antes de desaparecer por completo, lo cual permitió a las mujeres mantener su energía. Una antigua historia de una joven llamada, Guan, cuenta que huyó a las montañas para escapar de un matrimonio arreglado. Allí, se reunió con un hombre de avanzada edad, con gruesas cejas y ojos azules que marcó una línea en su estómago y dijo; “He decapitado el dragón rojo. Ahora usted puede unirse al Tao”.

Los métodos eran conocidos como “transmutación y devolver la sangre de la blancura” y “perfeccionar la forma de la Gran Yin”. La técnica requiere pureza sexual, permitiendo a las mujeres “decapitar al Dragón Rojo”. Los ginecólogos taoístas recomendaron cultivar la concentración interior y controlaron el estímulo de la energía sexual a través de masajear los pechos.

Los Maoríes creen que Tapu es el más importante atributo espiritual puesto que se deriva de los dioses. Es intensamente personal y una fuerza universal. La sangre, piensan, es extremadamente tapu, y, por tanto, también lo son las mujeres que están menstruando. A las mujeres que están menstruando, no se les permitió la entrada en el mar, ya que los tiburones pueden oler la sangre, ni se les permitió montar a caballo, que también puede oler sangre.

Algunos de ellos consideran que la menstruación se vincula a la luna, marido de todas las mujeres.

Los jefes y demás hombres de su rango deben evitar a las mujeres, puesto que el poder menstrual podría quitarles poder clarividente.

Los mayas creen que la menstruación y el parto están vinculados a la diosa de la luna, a veces conocida como la señora sangre o Ixchel. Los mayas Quiche se refirieron a la menstruación como “la sangre que proviene de la luna,” mientras que los Mayas Itzá dicen “su luna es bajada” cuando una mujer menstrúa. La sangre menstrual era considerada una fuente de poder de género. La menstruación era vista como una forma de vista, que emana no de los ojos sino de la matriz y la sangre.

Los antisemitas en el medievo creían que los hombres judíos menstruaron.Esto puede haber ocurrido gracias a los agustinos en el quinto siglo, quienes creyeron que los hombres judíos sufrieron “la enfermedad femenina”. Se dijo que la supuesta pérdida de la sangre a través de la menstruación llevaba a hombres judíos a buscar la sangre de bebés cristianos para compensar.

Según el historiador judío Yusef Yurashalmi, Juan de Quiñones de Benavente realizó un tratado entero en el siglo XVII donde trató de demostrar la idea de que los hombres menstruaban, Quiñones de Benavente aseguró: “Los varones judíos… no son, en efecto, hombres, pero sí mujeres, y decidir esto será castigado con la castración”.

Los antiguos zoroastrianos asociaban la menstruación con el Dios malvado Ahriman. Después de que el buen Dios Ohrmazd creara el universo, Ahriman lo atacó, sólo para ser noqueado por 3.000 años cuando Ohrmazd recitó una oración sagrada. Varios demonios trabajaron para llevar a su Señor malvado de su estupor, lo que finalmente fue logrado por GES o Jeh, una mujer demonio, quien prometió traer aflicción y pestilencia en hombres justos, bueyes y todo el mundo puro.

Sus palabras revivieron a Ahriman, que la besó en la frente. Ella fue la primera en ser “contaminada” por la sangre de la menstruación, supuestamente creada para hacer seres humanos incapaces de luchar contra las fuerzas del mal.

Tabúes de los Zoroastrianos insisten en la estricta separación de las mujeres que menstrúan: nadie puede acercarse a un metro de ellas, a quienes deben entregadar alimentos en placas de metal y no podrán comer carne o alimento vigorizante que puede fortalecer “el demonio de la contaminación”.

El autor romano Plinio “El viejo”, es responsable de un gran número de mitos de la menstruación, los que persistieron en Europa durante la edad media. En su Historia Natural, Plinio escribió sobre el poder destructivo de la sangre menstrual, que creía, podría marchitar frutas y cultivos, matar abejas, contaminar tejidos de púrpuras, volver locos a los perros, ahuyentar las tormentas y torbellinos y causar abortos espontáneos en humanos y caballos.

Tener sexo con una mujer que está menstruando durante un eclipse solar o lunar, afirmó, podría conducir a la enfermedad o la muerte de la pareja masculina. La sangre menstrual también tenía algunas propiedades curativas, sin embargo, curar gota, escrófula, crecimientos de la piel, erisipela, fiebre y las mordeduras de perros rabiosos. También servía como protección contra las oscuras artes mágicas de Oriente.

Después de su exhaustiva lista de las propiedades de la sangre menstrual, Plinio afirmó: “esto es todo. Lo que queda es detestable e indecible, así que mi trabajo debe apresurarse desde el tema del hombre”.

Para el pueblo Yanomami del norte de Brasil, la sangre es un símbolo de la entropía cósmica. Las mujeres que menstrúan y los asesinos que han ingerido la sangre enemiga se conocen como unokai, que puede traducirse en el primer caso como “el estado de homicidio de mujeres.”

Guerreros y niñas pubertas, se considera, tienen un exceso de sangre en sus cuerpos y deberán ser aislados con rituales para mantener la seguridad. En su primera menstruación, una niña debe informar a su madre, quien construye una choza de reclusión utilizando hojas de un arbusto particular para ocultar a la niña de los ojos de los hombres. Esto se justifica por una antigua leyenda que relata la historia de una joven que fue aislada en su primer período, mientras que la comunidad preparó una fiesta ritual para los visitantes. Después de escuchar a un hombre gritando, “toda mujer sin excepción debe cantar y bailar”, asumió que se lo decían a ella y salió.

La tierra se volvió inmediatamente de barro, y todo el pueblo se convirtió en roca. Para evitar ese resultado, una chica en su primera menstruación está sujeta a una serie de obligaciones rituales: debe estar desnuda, evitar el contacto directo con el agua (beben con una caña hueca empujada profundamente en su boca), puede hablar sólo con susurros y se limita a una dieta de plátanos y la concha de cangrejo ocasional. Si ella no completa correctamente su reclusión, se cree que prematuramente envejecerá y se convertirá en una mujer.

1 Comment

  1. Habitos De Rockefeller

    Habitos De Rockefeller

    16/01/2016 at 10:30

    Gracias :p

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *