Conciencia

NO DES EXPLICACIONES A QUIEN NO TE ATIENDE

By  | 

Hay situaciones en las que debemos dar explicaciones. Hay situaciones en las que no. Así se sencillo. Conocer la diferencia te ayudará a evitar una fuente de estrés innecesaria.

De hecho, no siempre es necesario justificar nuestras decisiones, comportamientos, actitudes o forma de ser. Quien nos quiere de verdad, nos respeta. Y quien no está dispuesto a entender razones, probablemente no cambiará su opinión.

Desgraciadamente, vivimos en una sociedad que tiene un canon para cada cosa, lo cual genera la necesidad de justificarnos, como si el hecho de ser diferentes fuera malo. Esa presión social a menudo nos hace sentir inadecuados y nos impulsa a dar explicaciones a cada paso que damos.

Por supuesto, hay situaciones en las que debemos explicar nuestras decisiones y conductas. Es importante que las personas que nos rodean comprendan por qué hemos elegido un camino en vez de otro. Sin embargo, cuando estas personas no se muestran abiertas a las explicaciones, cuando no adoptan una actitud de diálogo sino que asumen el papel de jueces, podemos ejercer nuestro derecho a no dar explicaciones. En esos casos, intentar que entiendan nuestros argumentos sería como arar en el mar, nuestras razones irían a parar a un saco roto.

¿Por qué sentimos la necesidad de justificarnos?

– Inseguridad. En muchos casos esa necesidad de dar explicaciones proviene de nuestra propia inseguridad. Cuando intentamos justificarnos sin que nos lo hayan pedido, quizá lo que estamos haciendo es intentar convencernos a nosotros mismos de que nuestras decisiones han sido las más convenientes.

– Miedo al juicio ajeno. En otros casos, nos justificamos por miedo al qué dirán, porque estamos demasiado atados a las opiniones de los demás. En ese caso, tememos ser rechazados o excluidos, y sentimos la necesidad de explicar nuestras decisiones.

– Respeto y amor. Por último, también podemos sentir la necesidad de justificarnos porque esa otra persona es significativa y queremos que comprenda nuestro comportamiento y forma de pensar. Si alguien es importante para nosotros, no queremos generar conflictos y deseamos maximizar la empatía.

Tres situaciones en las que no debes dar explicaciones

1. Cuando la persona que tienes delante asume el papel de juez. En estos casos, a esa persona no le interesa comprenderte realmente, sino criticarte. Por eso, se aplica la norma de que cualquier cosa que digas o hagas será usada en tu contra. No intentes justificarte porque será en vano.

2. Cuando la persona no asume una actitud abierta al diálogo. Si notas que tu interlocutor se cierra en sus argumentos y no se muestra flexible ante ideas diferentes a la suya, es probable que no quiera escuchar tus argumentos y que no puedas cambiar su idea preconcebida.

3. Cuando el asunto en realidad no le incumbe. Hay personas que cuestionan tus decisiones vitales y tu forma de ser, sin ningún derecho. Se trata de esa gente que te pregunta cuándo tendrás un hijo, por qué no te has casado o por qué no buscas otro tipo de trabajo. Esas preguntas esconden ideas preconcebidas que no podrás cambiar porque en realidad lo que desean es imponerte su visión de cómo debes vivir tu vida.

En estos tres casos, el intento de justificarnos suele dar pie a discusiones que terminarán dejando un mal sabor en la boca, por lo que es mejor pasar página cuanto antes.

¿Cómo detener a estas personas?

– Sé consciente de tus derechos. Ante todo, es importante que comprendas que tienes todo el derecho del mundo de no dar explicaciones, si no quieres. Si tus decisiones y comportamientos no afectan a otras personas, no tienes que justificarte.

– Pon límites. Es fundamental que las preguntas incómodas no den pie a discusiones. Por eso, debes aprender a poner límites de forma diplomática. Por ejemplo, si alguien te pregunta cuándo te vas a casar, puedes responderle que en ese momento tienes otras prioridades. De esta forma evitas herir la sensibilidad de tu interlocutor y, a la vez, no das explicaciones que probablemente no comprenderá.

– Da las gracias. Cuando te brinden un consejo que no has pedido y que, de cierta forma, demanda una explicación de tu parte, una buena estrategia consiste en limitarse a dar las gracias. Puedes decir: “Te agradezco tu consejo, pero me siento bien así”. De esta manera estás marcando una distancia y cerrando el tema.

– Cambia el argumento. Algunas personas no entienden la diplomacia y continúan indagando en nuestra vida personal. En esos casos, una buena estrategia para salir airosos sin que nadie se moleste consiste en cambiar el argumento. Lo más eficaz suele ser plantear una pregunta completamente diferente, sobre un tema que le interese a tu interlocutor, de esta manera le estás dando a entender que no deseas hablar más del asunto y reencaminas la conversación.

7 Comments

  1. Jhon Franco

    Jhon Franco

    17/11/2016 at 19:15

    Om mani padme hum

  2. Ana Isabel Mascato Figueiro

    Ana Isabel Mascato Figueiro

    20/10/2016 at 08:00

    Efectivamente cierto. Un millon de gracias.

  3. magdalena

    08/10/2016 at 04:43

    Si, totalmente de acuerdo con la producción de la nota, es en realidad un tema recurrente, sobre todo en reuniones familiares, La gente no entiende o no quiere saber otra cosa que los patrones de mandatos pasados, y suelen ser menos cuidadosos con los hombres, a quienes llegan a cuestionarle su virilidad y le ponen motes de mal gusto, hay hombres que estan muy bien solos especialmente sin son bohemios artistas e independientes, aventureros, que el casarse les significa, renunciar, es muy dificil encontrar la pareja, enamorarse y complementarse, la mujer actual es tb. muy independiente, pero no por eso menos demandante

  4. Azucena Lopez

    Azucena Lopez

    27/09/2016 at 13:08

    ? ? ?

  5. Sumi CienPar

    Sumi CienPar

    17/08/2016 at 15:45

    Me encanto

  6. Ana Leticia Mejia

    Ana Leticia Mejia

    17/08/2016 at 07:31

    Muy cierto

  7. Emili Cabanas

    Emili Cabanas

    09/04/2016 at 11:04

    Muy cierto, ya hace un tiempo que practico esta filisofia !! 😉

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *