Yoga

MEJORES POSTURAS DE YOGA PARA ADELGAZAR

By  | 

Conoce en este post los beneficios del Yoga también en tu línea, te explicamos cómo te ayuda y cómo realizar las mejores posturas de Yoga para adelgazar.

Entre los múltiples beneficios del yoga, usualmente no se cuenta un efecto en el control de peso, sin embargo, una nueva investigación reveló que también puede ser un excelente aliado en prevenir la ganancia de peso característica de la edad adulta.

Se estima que las personas entre los 45 y 55 años ganan aproximadamente una libra por año. En el estudio realizado por el Centro de Fred Hutchinson de Investigación contra el Cáncer en Seattle, Washington, se encontró que los practicantes regulares de yoga evitan esta ganancia.

Se estudiaron 15,550 adultos entre las edades de 53 y 57 años, encontrándose que los que practicaron yoga regularmente por 4 o más años, aumentaron 3 libras menos que la ganancia esperada en 10 años, en relación con los no practicantes. En personas con sobrepeso los resultados fueron aún más sorprendentes, este grupo no solo evitó la
ganancia de peso, sino que perdió peso.

Los practicantes de yoga que tenían sobrepeso a los 45 años perdieron un promedio de 5 libras en 10 años, los no practicantes más bien aumentaron en promedio 13.5 libras.

¿La razón?

El grupo de investigadores sugiere varios posibles mecanismos. No es precisamente el número de calorías que se queman durante la práctica, ya que solo prácticas vigorosas permiten quemar suficientes calorías para perder peso. El secreto puede estar en que el yoga promueve un mayor sentido de conexión entre cuerpo y mente, produciendo una mayor conciencia de los sentimientos de saciedad y malestar por abusar de la comida, haciendo que la persona aprenda a regular mejor su consumo de alimentos. Se aprende a reconocer la ansiedad y el estrés por lo que
realmente son, en lugar de enmascarar estos sentimientos con la comida.

También se encontró que la práctica de yoga estaba asociada a un consumo de grasa 11% menor y a un consumo de frutas y vegetales 45% mayor con respecto a los que no practican Yoga.

Aparte de la explicación obvia de las calorías que se queman con la práctica de asanas, la otra razón por la cual el Yoga ayuda a perder peso es por la reducción de estrés que promueve. La respuesta al estrés aumenta los niveles de la hormona cortisol, y si no se reduce el estrés, estos niveles se mantienen elevados.

El nivel alto de cortisol estimula seguir comiendo y además asegura que las calorías que se consumieron demás, se conviertan a células de grasa. Y, bajo la influencia del cortisol, esta grasa se acumula en la zona del abdomen, promoviendo la resistencia la insulina, o mejor dicho, el precursor de la diabetes tipo II.

Al combatir el estrés, el Yoga normaliza los niveles de cortisol.

 

El ritmo de vida que llevamos todos últimamente a menudo hace difícil que encontremos tiempo libre para nosotros mismos. Si ya es difícil encontrar tiempo libre para desconectar y divertirnos, encontrar tiempo libre para practicar ejercicio y mejorar nuestra condición física puede parecer imposible.

El yoga es una de las maneras más diversas y beneficiosas de cuidar la salud de nuestro cuerpo (tanto física como emocionalmente). Además de mejorar nuestra flexibilidad, tonificación y pérdida de peso, ayuda a relajarnos, calma nuestro estrés y aumenta nuestra energía. En caso de no disponer de mucho tiempo, lo bueno del yoga es que puede practicarse desde la comodidad de nuestro propio hogar y en menos de 30 minutos (si el tiempo que tenemos es justo).

Las posturas que veremos a continuación son ideales para perder peso por sus cualidades tonificantes y fortalecedoras (Nota: Mantener cada postura durante un mínimo de 3-5 respiraciones profundas. Intentar repetir la rutina unas 3-4 veces por semana).

4 Posturas de yoga sencillas para perder peso

1.- Postura del árbol

Colócate de pie con los pies ligeramente separados. Lentamente y sin perder el control, levanta el pie derecho y apoya la planta sobre el interior del muslo izquierdo (rodilla derecha apuntando hacia afuera).
Llevar las manos a posición de rezar enfrente del pecho y respirar profundamente. Con la segunda exhalacion, llevar los brazos hacia el cielo, manteniendo las manos juntas.
Utiliza un punto de equilibrio delante tuya para ayudarte con el equilibrio.
Repetir esta postura con la otra pierna.

2.- Postura de luna creciente

Colócate de pie y da una zancada hacia adelante con el pie izquierdo para quedarnos en postura de estcada amplia (con la pierna derecha estirada hacia atrás, y la pierna derecha flexionada a 90 grados con respecto al suelo).
Ahora inspiraremos profundamente. A medida que inspiremos, llevaremos nuestros brazos hacia el cielo, con las palmas de las manos mirándose.
Mantener la postura durante varias respiraciones profundas y repetir el ejercicio alternando piernas.

3.- Postura del barco oscilante

Colócate sentado con las piernas estiradas hacia adelante y los talones apoyados sobre el suelo. Nota: Asegúrate de mantener la espalda recta.
Manteniendo la espalda recta y las manos apoyadas al lado de la cadera, inclinaremos nuestro cuerpo 45º hacia atrás.
A medida que inspiremos, estiraremos los brazos y piernas, manteniendo las piernas pegadas y las puntas de los dedos apuntando hacia afuera (formando una especie de “V” con el cuerpo.

4.- Postura del arco

Colócate acostado sobre tu estómago (mirando al suelo).
Flexiona las rodillas hacia atrás e intenta agarrar tus pies o tobillos con las manos.
Tira del estómago y estira los pies hacia arriba a la vez que alzamos la parte superior del cuerpo del suelo.
Mantén los omóplatos hacia abajo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *