Alimentos

Los Venenos en tu cuerpo

By  | 

Los Venenos en tu cuerpo

¿Cuantas veces has oído la frase de…. si supiéramos lo que comemos, no comeríamos nada?!
Pues bien, siento fastidiarte el momento, pero pienso que debes saber que es lo que te estas poniendo en el plato, y que es lo que le estas dando de comer a tus hijos.
Lo que hagas despues de leer este reportaje ya sera asunto tuyo. Pero aguanta y leetelo hasta el final. No son inventos, ni delirios de vegetarianos fanáticos. Si no lo crees solo tienes que comprar un bistec, llevarlo a un laboratorio y hacer tu mismo que lo analicen. Ya me dirás el resultado.

En la carne y sus productos derivados se encuentran presentes otras numerosascarne sustancias químicas potencialmente dañinas, las cuales los consumidores por lo general ignoran. En su libro Los Venenos en tu cuerpo, Gary y Steven Null nos proporcionan un vistazo por dentro de los más recientes artefactos y dispositivos usados por las grandes compañías propietarias de la industria de la carne. “Los animales son mantenidos vivos y engordados mediante la continua administración de tranquilizantes, hormonas, antibióticos y 2.700 drogas más”, ellos escriben. “El proceso comienza incluso antes del nacimiento y continúa mucho después de la muerte. Y aunque estas drogas se encuentran aún presentes en la carne cuando usted la come, la ley no obliga que deban enumerarse en la etiqueta del producto”.

El nitrato de sodio y el nitrito de sodio, dos compuestos químicos usados como preservantes para retardar la putrefacción en las carnes curadas y los derivados de la carne, incluyendo el jamón, el tocino, el salchichón, el salame, las salchichas y el pescado, son también peligrosos para la salud.

Estos compuestos químicos dan a la carne su apariencia sonrosada, reaccionando con los pigmentos de la carne y los músculos. Sin ellos, el color natural marrón-grisáceo de la carne muerta desanimaría a muchos posibles compradores.

Desafortunadamente, estas sustancias químicas no distinguen entre la sangre de un cadáver y la de un ser humano vivo, y muchas personas sujetas accidentalmente a excesivas cantidades han muerto por envenenamiento.

Incluso cantidades menores han probado ser dañinas, especialmente para niños pequeños y bebés y, por consiguiente, el comité conjunto de expertos sobre los aditivos en los alimentos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), ha advertido: “Los nitratos no se le deberán agregar a los alimentos infantiles”.

A.J. Lehman, de la Administración de Drogas y Alimentos, señaló que “entre la cantidad de nitrato que es segura y la que puede ser peligrosa únicamente existe un pequeño margen de seguridad”.

Debido a las asquerosas condiciones de acorralamiento y aglomeración a que los animales son sometidos por parte de la industria de la carne, tienen que usarse vastas cantidades de antibióticos.

Pero semejante uso corriente y desmedido de antibióticos naturalmente crea bacterias resistentes a dichos antibióticos, las cuales pasan a quienes consumen la carne.

El trauma de ser masacrados también le agrega a la carne “los venenos del dolor” (como la adrenalina). Esta, unida a los desechos no eliminados en la sangre del animal, tales como la urea y el ácido úrico, contaminan aún más la carne que el consumidor come.

Además de sustancias químicas peligrosas, la carne a menudo es portadora de enfermedades de los propios animales. Apretujados en condiciones antihigiénicas, alimentados a la fuerza e inhumanamente tratados, los animales destinados al matadero contraen muchas más enfermedades que de ordinario.

Los inspectores de la carne intentan descubrir y dar a conocer las carnes inaceptables, pero debido a las presiones de parte de la industria y a la falta de tiempo suficiente para realizar el examen, mucho de lo que sucede es muchísimo más insalubre de lo que el consumidor de carne puede imaginar.

27 Comments

  1. Roberto Grandoli

    Roberto Grandoli

    08/01/2016 at 17:06

    Mas que cuidadosos, no hay que comer más carne!

  2. Sofia Glez

    Sofia Glez

    08/01/2016 at 04:41

    Isabel Vega

  3. Ino Moxo

    Ino Moxo

    08/01/2016 at 04:16

    La FAO – OMS son complices !

  4. Manuel Toledo Hermosilla

    Manuel Toledo Hermosilla

    08/01/2016 at 04:14

    BUEN ARTICULO.DEBEMOS SER CUIDADOSOS AL INGERIR CARNES ROJAS.

  5. Patricia Pineda Guadarrama

    Patricia Pineda Guadarrama

    08/01/2016 at 04:05

    Martin Olea Franco

  6. Gise Librandi

    Gise Librandi

    09/03/2015 at 20:12

    La verdad q siii!!! Cada día menos gnas de comer esas cosas jajaj

  7. Mariel Fernandez

    Mariel Fernandez

    09/03/2015 at 15:48

    Sebastian Flores

  8. cristian

    30/12/2014 at 00:14

    Somos lo que comemos. el alimento es nuestro futuro que pasara a ser parte de nosotros. no lo contaminemos -.-

  9. Lisli

    23/09/2014 at 08:00

    am vegetarian it’s the best choice I made!!

  10. Rita Aída

    Rita Aída

    18/09/2014 at 03:05

    ¡Muy interesante el reportaje! Debemos leerlo y razonarlo. Encierra una gran verdad. Todo lo que adquirimos para alimentarnos está completamente adulterado.

  11. Elvia Gonzalez

    Elvia Gonzalez

    18/09/2014 at 00:11

    Esto esta muy interesante para las personas que comen carne.

  12. Jenny Georgieff

    Jenny Georgieff

    17/09/2014 at 22:21

    Si es verdad esto xq los pediatras t la recomiendan???no creo q personas q han estudiado durante años p atender y cuidar la vida de los bebes t digan q les des carne pq hacerle un mal….la verdad m desconsierta y preocupa cm madre todo esto

    • victor

      01/01/2015 at 01:48

      Hoy en dia son poco los medicos que en verdad estufian para salvar vidas. La mayoria de ellos lo hacen por el dinero que les deja. Al iguak que los que alteran el desarrollo de los alimentos. Simplemente el dinero compra todo y calla bocas. No se si esto te aclare un poco como estan las cosas en este mundo.

      • MCP JAIME

        09/03/2015 at 11:47

        Pobrecito

  13. Patricia Guzman

    Patricia Guzman

    17/09/2014 at 19:49

    Viry

  14. Martha Sandoval

    Martha Sandoval

    17/09/2014 at 13:33

    En la naturaleza está nuestra salud, definitivamente.

  15. Zulema Gassei

    Zulema Gassei

    17/09/2014 at 07:36

    :(Y también en la carne Orgánica ??!!

  16. Karina Rivera

    Karina Rivera

    17/09/2014 at 06:25

    Interesante

  17. Alegria Olivares Valdovinos

    Alegria Olivares Valdovinos

    17/09/2014 at 04:37

    Antonio Martin del Campo@iteso.mx

  18. Raqui Lara

    Raqui Lara

    17/09/2014 at 04:10

    #zea mira

  19. Syulie Rivalta

    Syulie Rivalta

    17/09/2014 at 04:05

    Ruben Rivalta

  20. Shirley Amore

    Shirley Amore

    17/09/2014 at 00:59

    La verdad es que entre mas leo menos ganas dan de comer nada, pero como eso es imposible trato de comer comida lo menos procesada posible, dejar los enlatados y cualquier cosa procesada procurando comer lo mas natural posible tratando de no pensar en los fertilizantes y todo lo que se comen los animalitos. Algo es algo.

  21. Skiliman Skiliman

    Skiliman Skiliman

    17/09/2014 at 00:59

    Y los pesticidas de la verdura?

    • cristina

      22/09/2014 at 13:10

      Vivo nel sul de Brasil donde se come mucha carne , aquí tenemos el fomoso “rodizio” el churrasco . parrillada de carne
      Y nunca he oído que alguien se haya muerto por comer carne. Y aquí se come carne en abundancia.

      • Man

        22/09/2014 at 17:17

        Se suele morir de cánceres varios, de obesidad y sus consecuencias y de problemas extremos con el colesterol. Existen todas estas dolencias que cada vez son más comunes, la muerte por carne no existe.

  22. Raulo Senza

    Raulo Senza

    17/09/2014 at 00:10

    uuu men sos un vegano xd !!! para esto armas las noticias deja de tirar palidas y es por esto no se puede comer nada y vos sos uno de los ke lo confirmas. !!! enferma mas leer esto ke cualkier otra cosa

    • Gonzalo

      17/09/2014 at 21:39

      Enferma la realidad…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *