Conciencia Corporal

Los campos de Energía se manifiestan según tu forma

By  | 

Todo ser vivo esta formado de un cuerpo físico y de un campo de energía. Ya que la vida conforma una actividad eléctrica, esta crea unos campos electromagnéticos, que forman el aura humana.

Cada ser humano esta formado por infinidad de campos electromagnéticos que crean fuerzas que están constantemente interactuando.

Nuestro campo electromagnético o aura humana esta constantemente interactuando con otros campos energéticos, como el de las montañas, playas, ríos, minerales, plantas, animales y otras personas. Si no fomentamos la armonía entre todos los campos energéticos con los que interactuamos cada día, nuestras fascias se encogen o bloquean, por el choque energético y la no-asimilación armónica con otros campos energéticos.

Podríamos redefinir el campo energético humano CEH y explicar su funcionamiento y la visión científica sobre su existencia, pero esto nos llevaría un volumen entero, por tanto nos conformaremos con la observación de que el CEH esta formado a la vez por partículas fluídicas y por ondas energéticas.

Veamos porqué se realiza una curación con la imposición de manos.

Los cuerpos vivientes irradian un calor y una energía. Esta energía es la fuerza vital propiamente dicha. Esta energía que irradiamos es pensamiento, es emoción, es sentimiento, es fuerza vital, es energía espiritual.

En muchas culturas y a lo largo de la historia se ha conocido y nombrado esta energía. Podemos hacer un breve recorrido por distintas religiones que proclaman la existencia de los campos de energía.

Por ejemplo: los chinos a la energía la llaman Chi, los japoneses la llaman Ki, los polinesios la llaman Mana, los indios de Norteamérica la llaman Orenda, los hindúes la llaman Prana, los hebreos la llaman Ruach, los países islámicos la llaman Baraka y los sanadores más actuales y occidentales como Wilhelm Reich lo llaman energía orgónica.

Esta energía puede ser transferida a una persona o a uno mismo con un dolor o con una carencia de energía en esa zona, se convierte en energía salutífera, en energía sanadora que ayudará a restablecer el nivel de prana y por tanto de la salud en dicha zona.

Toda materia viva irradia un campo de energía o de vitalidad, y esta energía por motivos variados y complejos puede escasear o abundar, o simplemente tener una información u otra. Por supuesto la escasez de energía hace que la sustancia física se encoja, que no vibre, que no tenga vitalidad, que se encuentre en estado deprimido. Y a través de nuestro tacto curativo podemos hacer que dicha zona se restablezca y cobre de nuevo esa alegría de vivir o vitalidad.

Todo cuerpo vivo dispone de un doble etéreo, que es el espejo del cuerpo físico. Es energía que vibra a una frecuencia más alta que la del cuerpo físico. Aquí esta el patrón energético que dará la forma a la materia física.

Nosotros podemos influir cambios en este patrón energético a través de la energía, mediante la imposición de manos o simplemente deseando que así ocurra, cambiando el patrón mental-emocional del doble etérico por un nuevo patrón mental-emocional que hará que las próximas células que se regeneren lo hagan bajo una nueva perspectiva más saludable.

En el ámbito energético cada vez que pulsa el LCR manda una onda de energía hacia el aura que la recarga y le da forma y vida. Esta onda áurica, o sea esta onda energética se proyecta alrededor del cuerpo entre unos centímetros hasta cerca de un metro del cuerpo físico. Es imprescindible hacer que nuestro cuerpo, que nuestra aura pulse por todos y cada uno de sus rincones. La perfección de este sistema nos lleva indudablemente a la salud holística de la persona.

Seguro que muchos de los problemas mentales, emocionales, de conducta o cualquier patología que venga de la psique, se pueden tratar con éxito desde el nivel cráneo-sacral. Porque muchos de estos problemas psicológicos nosotros somos los que le hemos permitido que entren y no los hemos asimilado bien, se están somatizando en el tejido fascial, en forma de bloqueo o trauma.

Si nosotros ponemos de nuevo a pulsar todo el cráneo y el cuerpo entero dichos problemas no entrarán con tanta facilidad ni se somatizarán en el cuerpo, ya que la pulsación del líquido cefalorraquídeo, por tanto el impulso rítmico craneal, nunca permitirá que absorbamos ningún tipo de energía negativa, es como estar conectado con Dios con la fuente universal que solo permitirá que únicamente entre en nosotros la perfección. O sea que todos los psicólogos y psiquiatras deberían apoyarse en técnicas cráneo-sacrales.

Para una vida sana y equilibrada en todos sus niveles es necesario que el ritmo del LCR vaya fluidamente por todo el organismo y que por tanto se realice el movimiento de flexo-extensión por todo el cuerpo, en especial por el cráneo. .

Nosotros sólo tendremos que estar centrados y conectados con nuestro autentico Ser interior, para adquirir la perfecta sabiduría interior. Esta alineación nos pone en contacto directo con la fuente de energía universal y esto nos hace que nuestra fuerza vital aumente, nuestro poder curativo se pone en marcha y podemos usar esta energía sin agotar nuestras reservas internas, si no conectándonos con la fuente universal de la energía.

El conectarnos a la energía es parte de todos nosotros y al principio de la creación de la Tierra, en las civilizaciones del Mu o Lemuria y de la Atlántida, los niños recibían las iniciaciones de los campos de energía en la escuela elemental, así como otras enseñanzas terapéuticas. Los cambios telúricos que destruyeron Lemuria y la Atlántida, provocaron una gran desorganización social y cultural. Una selecta minoría que consiguió refugiarse en la India y en el Tíbet, consiguió preservar estos conocimientos de sanación y ajuste energético del ser humano. De ahí que en la India haya una tradición tan autentica sobre el conocimiento del campo energético humano y universal, con sus Chakras o ruedas de energía.

5 Comments

  1. Mauricio Muñoz

    Mauricio Muñoz

    11/10/2016 at 06:50

    Q se demuestra con éstos gráficos?

  2. Jose Alberto Nunez

    Jose Alberto Nunez

    11/10/2016 at 05:46

    Los seres humanos, somos una especie de agujas geomagneticas, si todos en el mundo, la gran mayoría emitimos energía positiva, les daríamos una razon a nuestro planeta para seguir adelante. La tierra no es sorda muda he inanimada, toda fuente de vida viene del vientre de la tierra.

  3. Habitos De Rockefeller

    Habitos De Rockefeller

    11/10/2016 at 05:35

    Super 🙂

  4. Luis Javier Carrasco

    Luis Javier Carrasco

    20/06/2016 at 06:29

    Sí, sí, Ser Vivo… hasta que que alguien lE mata (tu cómplice), para que tú te lo comas.

  5. Ana Virginia Santillan

    Ana Virginia Santillan

    13/02/2016 at 18:25

    Invita una amigo, tienen muy buena pinta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *