Conciencia Corporal

La respiración: Entrada a una nueva dimensión

By  | 

La respiración es imprescindible. Respiramos continuamente desde el momento en que nacemos hasta el momento de nuestra muerte. Todo cambia entre estos dos puntos.

Todo cambia, nada permanece igual.

Respirar es una acción constante entre el nacimiento y la muerte.

El niño se convierte en joven; el joven se convierte en viejo. Se enfermará, su cuerpo se pondrá feo, enfermo; Todo cambiará. Estará feliz, infeliz, sufriendo; todo continuará cambiando. Pero suceda lo que suceda entre estos dos puntos uno debe respirar. Ya sea feliz o infeliz, joven o viejo, exitoso o fracasado — seas lo que seas, es irrelevante; una cosa es cierta: Entre estos dos puntos de nacimiento y muerte, debes respirar.

Respirar es un flujo contínuo, no hay brecha posible. Si dejas de respirar por un momento, dejarás de existir. Es por eso que a ti no se te pide que respires, porque sería difícil. A alguien se le puede olvidar respirar por un solo momento y entonces no se podría hacer nada. Así que, en verdad, tú no estás respirando, porque no eres necesario. Estás profundamente dormido, y la respiración continúa; tú estás inconsciente y la respiración continúa; puedes estar en coma profundo, la respiración continúa. No se requiere de ti; la respiración es algo que ocurre a pesar tuyo.

Es éste uno de los factores constantes de tu personalidad; eso es lo primero. Es algo que es muy básico y esencial a la vida; eso es lo segundo.

No puedes vivir sin respirar. Así que respirar y la vida se han convertido en sinónimos. La respiración es el mecanismo de la vida y la vida está profundamente vinculada a respirar.

Por eso, en la India la llamamos prana. Tenemos una palabra para ambas: prana quiere decir vitalidad, lo que está vivo. Tu vida es tu respiración.

Lo tercero es que respirar es el puente entre tú y tu cuerpo.

Constantemente, la respiración está vinculándote con tu cuerpo, conectándote con tu cuerpo. No solamente es la respiración el puente con tu cuerpo, es también el puente entre tú mismo y el universo. El cuerpo es sólo el universo que ha venido hacia ti, que está más cerca de ti.

Tenemos una palabra para ambas: prana quiere decir vitalidad, lo que está vivo. Tu vida es tu respiración.

Tu cuerpo es parte del universo. Todo en el cuerpo es parte del universo; cada partícula, cada célula. Es lo más cercano al universo. La respiración es el puente. Si se rompe el puente, dejas de estar en el cuerpo. Si se rompe el puente, dejas de estar en el universo. Te trasladas a una dimensión desconocida; entonces no se te puede encontrar en el tiempo / espacio. Así, que el tercer punto, es que la respiración es también el puente entre tú mismo y el tiempo / espacio.

La respiración entonces, se convierte en algo muy significativo, …la cosa más significativa. Si puedes hacer algo con la respiración, entonces de inmediato te enfocas en el presente. Si puedes hacer algo con la respiración, alcanzas la fuente de la vida. Si puedes hacer algo con la respiración, puedes transcender el tiempo / espacio. Si puedes hacer algo con la respiración, podrás estar en el mundo y también más allá de él.

La respiración tiene dos puntos. Uno toca el cuerpo y el universo, y el otro te toca a ti y a aquello que trasciende el universo.

Conocemos sólo una parte de respirar. Cuando se mueve hacia el universo, hacia el cuerpo; conocemos eso. Pero se mueve siempre del cuerpo al “no-cuerpo,” del “no-cuerpo” al cuerpo. No conocemos el otro punto. Si tomas conciencia del otro punto, de la otra parte del puente, del otro polo del puente, de pronto te transformarás, transplantado hacia otra dimensión.

Uno no tiene que practicar algún estilo particular de respirar, un sistema particular de respirar o un ritmo particular de respiración, ¡no! Uno tiene que tomar la respiración como es. Uno tiene que tomar conciencia de ciertos puntos en la respiración.

Hay ciertos puntos, pero no estamos concientes de ellos. Hemos estado respirando y seguiremos respirando — nacemos respirando y moriremos respirando — pero no tenemos conciencia de ciertos puntos. Y esto es raro. El hombre está buscando, explorando las profundidades del espacio. El hombre va a la luna; el hombre trata de alcanzar la lontananza, de la tierra hacia el espacio, y no ha conocido la parte más cercana de su vida.

Hay ciertos puntos en la respiración que nunca han sido observados, y esos puntos son las puertas, las puertas que están más cerca de ti, desde donde puedes entrar en un mundo diferente, en un ser diferente, en una conciencia diferente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *