Psicología

La obligación, una palabra prohibida

By  | 

Aunque no nos demos cuenta, muchas veces hablamos de las cosas que hacemos en nuestro día a día, ya sea estudiar, en términos de deber y obligación. Parece que estas cosas nos vengan impuestas,que tenemos que hacerlas y no tenemos otra opción. La palabra obligación tiene connotaciones negativas en la mayoría de los casos. Cuando haces algo por obligación, renuncias al gusta de hacerlo.

Por supuesto sería difícil creer que las cosas que hacemos por obligación se van a disfrutar como aquellas que hacemos porque queremos. ¿Y es que realmente son obligaciones?. Si empezamos por cuestionar eso, podemos preguntarnos: ¿Es verdad que yo tengo la obligación de estar en este trabajo?, ¿Es verdad que tengo que comprarle un regalo a una persona porque cumple años o por cualquier otro motivo?, ¿Es verdad que yo no puedo irme ahora de mi casa?, ¿Es verdad que yo no puedo realizar una u otra actividad, cualquiera sea ésta? Por supuesto que si evaluamos lo que hacemos o dejamos de hacer, pues seguramente, en muchas de esas cosas vamos a afirmar que lo hacemos porque no nos queda otra alternativa o por evitar las consecuencias de ese hacer o no hacer. Pero dándonos el permiso de reflexionar un poco más, nos podemos fácilmente dar cuenta que no existe tal obligación y que son decisiones que tomamos.

La sola palabra obligación, inconscientemente se ha instalado en nosotros con cierto displacer. Desde mi juicio precisamente porque, de niños es lo que estamos escuchando constantemente. Como parte del proceso de crecimiento y la falta de entendimiento y madurez, propios de la niñez, vamos creciendo prácticamente odiando las obligaciones. El placer es lo que llama mi atención de niño y si lo tengo sin esfuerzo alguno pues será muy agradable y divertido. De niño no se distinguir lo que me conviene o no me conviene y por lo tanto en ese proceso de aprendizaje me obligan a comer, a bañarme, a cepillarme los dientes, a estudiar, a hacer las tareas, a acostarme temprano, etc. etc. Ante ese bombardeo de obligaciones, es normal que se vaya generando un rechazo a todo lo que resulte obligado. El problema se va a seguir presentando si una vez adultos seguimos pensando que las obligaciones guían nuestras vidas, en lugar de aceptar que son nuestras decisiones las que nos van a mantener haciendo lo que hacemos.

Si bien es cierto que existen leyes y dentro de ellas obligaciones y prohibiciones, casi todo lo que realizamos o dejamos de realizar, va más en sintonía con nuestros deseos, criterios, principios y valores, y generalmente encausados dentro de un marco de creencias, que todos poseemos y que desde mi juicio representan el motor que nos impulsa o el obstáculo que nos frena.

Cuando el propósito de lo que hacemos no es estimulante lo vamos a procesar como una obligación. Como cuando hacemos lo que hacemos para que alguien se sienta bien pero que es algo que preferiríamos no hacer, por ejemplo pasar la navidad con mis padres cuando preferiría quedarme sólo con mi pareja, ir de vacaciones al mismo lugar para evitar molestias de mi pareja o de mi familia, o el simple hecho de “tener” que llamar frecuentemente a un pariente para que no me reclame que no lo llamo. Por simples que estas cosas puedan parecer terminaremos odiando eso que hacemos.

Hay por supuesto otras acciones más complejas, como lo que hacemos para vivir o con quien vivimos. Solo imaginemos la carga que representa sentir como obligación el trabajo, el mantener un matrimonio, educar a los hijos. Cuando en realidad en la mayoría de los casos lo hacemos porque hemos decidido hacerlo y punto.

Bajo el pensamiento de la obligación, nos vamos cargando de resentimiento, frustración, poco respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás, limitamos nuestro derecho de decir “no” y golpeamos nuestra autoestima. Por ello es necesario estar alertas sobre todo con nuestro lenguaje, que es el que más fácilmente nos va a delatar. Vamos a revisar y cada vez que nos encontramos afirmando “yo debo…”, “yo tengo que…”, vale la pena preguntarnos ¿tengo o quiero?, ¿qué pasaría si no lo hago?, ¿es realmente una obligación o es mi elección? Se trata definitivamente de reflexionar sobre esas cosas que hemos creído que hacemos por obligación y con estas simples preguntas podemos precisar, reconocer y corregir si lo que hago:
Lo hago porque lo quiero hacer, entonces le quito la carga emocional y el peso de sentirme obligado a…, porque cuando soy consciente de que elijo hacer lo que hago, le doy sentido el esfuerzo y al tiempo que invierto en ello, y por ende, no importa lo tedioso que pueda ser, podrá resultar estimulante.
Lo hago porque siempre creí que debía hacerlo y nunca lo cuestioné, sino que lo acepté, aún con el sentimiento de la obligación, pero que si dejara de hacerlo NO pasaría nada.
No lo quiero hacer, pero tengo miedo de lo que pudiera pasar si dejara de hacerlo, en cuyo caso, es más importante ocuparme del miedo y enfrentarlo que vivir con esa carga emocional.

Salvo los aspectos legales y sus consecuencias, que en todo caso serían las razones para hacer o no hacer algo, nadie está obligado a hacer lo que no quiere hacer. Es importante ser conscientes de que siempre nos queda otra opción para elegir hacer algo diferente y somos libres de elegir esa otra opción.

G. Velásquez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *