Salud General

LA MACROBIOTICA Y LA ENFERMEDAD

By  | 

La palabra macrobiotica hace referencia a un modo de vida no solo basado en una dieta determinada o en alimentos buenos y malos ya que no hay bueno ni malo, cada alimento posee una energía y
unos nutrientes determinados, y conociéndolos los podemos utilizar a nuestro favor y para el beneficio de la humanidad y evitar los que nos perjudican. La comprensión de lo que nos conviene o
no a nivel de alimentos nace del estudio, pero sobretodo de la observación y de la experiencia. Y tanto lo uno como lo otro requieren su tiempo y su proceso.

El alimento físico es una necesidad básica y de hecho es un tema que siempre tenemos en mente.También existen otros tipos de alimentos como por ejemplo el oxígeno y la energía, (también
llamada Ki, Prana, Orgón…). Sutilmente todas las personas junto con la comida diaria también nos nutrimos de energía (vital o cósmica, de nuestro ambiente social y familiar, de nuestros
propios pensamientos conscientes e inconscientes, de los demás…).

Por ello, hay que considerar nuestra propia libertad de elegir los elementos de los que se compone nuestro “menú” físico o energético ya que al elegirlos, abrimos las puertas a todo un proceso
de toma de conciencia y aumento de la misma.

El alimento es importante ya que es lo que nos construye física y mentalmente, pero también se han de tener en cuenta otros aspectos:

1- ECOLOGÍA: aportar todo lo que está en nuestro poder, consumir alimentos locales, de la estación y sin pesticidas (en lo posible)

2- ECONOMÍA DE VIDA: vivir en armonía con la naturaleza siguiendo los principios del Universo: nada superfluo, alimentos integrales, evitar los productos procesados e industrializados.

3- PRINCIPIO DEL YIN-YANG y LAS 5 TRANSFORMACIONES: tanto en la vida cotidiana como en la cocina.

4- (Según A.M. Colbin)”RESPONSABILIDAD sobre nuestra propia vida y salud, que es siempre cambiante, por lo que hemos de estar dispuest@s a adaptarnos”.

“No existen reglas absolutas que puedan seguirse eternamente” (H Aihara)”.

5- CONCIENCIA: auto-conocimiento, autoobservación, meditación, vivir el presente.

6- TRABAJO MENTAL: cambio de patrones educativos limitantes, creencias conscientes e inconscientes (individuales y colectivas).

7- GRATITUD: hacia la vida.

8- TOLERANCIA: “No hay nada intolerable en este mundo, todo es tolerable. Un hombre libre todo lo acepta: el mal tiempo como el bueno, la dificultad como la facilidad, la muerte como la vida.
Todo con alegría. En la naturaleza no hay protestas ni objeciones. Todo está perfectamente equilibrado. Si encontráis algo intolerable en este mundo es porque vos mismo/a sois intolerante y
exclusivo/a, y si no podéis anular lo que os parece intolerable es porque vivís en un infierno” (Georges Ohsawa: “Macrobiótica Zen”)

La curación a través de la macrobiótica es un proceso educativo de autoconocimiento físico y mental y se sitúa, por lo tanto, en un nivel superior al de la medicina terapéutica. Para iniciar
ese proceso es preciso comprender la Orden de la Existencia en la Naturaleza que también es conocida como Principio Unico.

La culinaria macrobiótica es muy variada y sabrosa. Los que piensan que la macrobiótica es prohibitiva están muy equivocados, pues en realidad, quien comprende el principio puede comer de todo
equilibrando calidad y cantidad adecuadamente. Por otro lado, quien no sigue ese principio, aun utilizando ingredientes auténticos y/u orgánicos, si no los sabe equilibrar, se encuentra en
condiciones peores que los que consumen con criterio alimentos intoxicados.

En el inicio del tratamiento macrobiótico, sin. embargo, es indispensable poner al organismo en condiciones de recuperar la sensibilidad selectiva por medio de la restricción y el control de
la dieta.

A nivel general ¿qué nutrientes necesitamos para funcionar de manera óptima?

1- Alimentos energéticos, cuyas sustancias nutritivas predominantes son:

• Hidratos de carbono.

• Lípidos.

2- Alimentos plásticos o formadores, cuyas sustancias nutritivas predominantes son:

• Proteínas

• Calcio

3- Reguladores, cuyas sustancias nutritivas predominantes son:

• Minerales

• Vitaminas

• Aminoácidos (además de su función plástica pues son componentes esenciales de las proteínas)

A)- cereales integrales: se consumen en cada comida incluyendo el desayuno, regularmente en forma de grano entero, integral ( arroz, cebada, mijo, trigo, avena, centeno, maíz, quinoa, trigo
sarraceno ) y ocasionalmente como derivados del trigo, (pastas integrales, cus-cus, bulgur, pan …), del maíz (polenta, copos…), de la avena (copos), del trigo sarraceno, quinoa…
(pastas).

Constituyen el aporte más importante de glúcidos pues son hidratos de carbono complejos que nuestro organismo asimila lentamente.

B)- legumbres y algas: las legumbres ( lentejas, garbanzos, judías, soja…) y sus derivados ( tofu, tempeh, seitán…) son el aporte de proteína, en este caso vegetal, para nuestro organismo.
Si las legumbres se cocinan junto con algún cereal ( arroz y lentejas ) nos aportarán todos los aminoácidos que nuestro organismo necesita y si se les añade un trocito de alga kombu las hará
más digestivas.

Las legumbres son una fuente ancestral muy saludable de proteínas.

Las algas contienen numerosos minerales esenciales ( hierro, calcio, fósforo…) y suelen tomarse en pequeñas cantidades cocinadas con verduras, escaldadas en ensalada o tostadas a modo de
condimento, dependiendo del tipo de alga.

C)- verduras: para un mayor equilibrio se combinarán a diario raíces, verduras redondas, brotes y hojas en distintos tipos de cocción y utilizando diferente tipos de corte, pues cada uno de
ellos aporta una energía propia a nuestro organismo. Son una importante fuente de vitaminas. Cada plato deberá constar al menos de un acompañamiento de verduras aunque lo ideal son dos o tres
diferentes ( uno de raíces, uno de verduras verdes al vapor y otro a elegir: crudo, escaldado, salteado, estofado, prensado, macerado…).

Son la principal fuente de vitaminas y minerales.

D)- sopas o cremas: de verduras con algas, de cereales, con miso o shoyu, ideales para calentar el cuerpo en invierno o deliciosas cremas frías en verano para reponer líquidos. Se puede tomar
un bol o dos al día.

E)- aderezos, condimentos, bebidas y semillas: para acompañar cereales o verduras y darle un toque más sabroso y creativo a nuestros platos.

Aderezos: salsa de shoyu, miso, sal marina, vinagre de arroz o de umeboshi, jengibre, limón, ajo…

Condimentos: gomasio, sésamo con polvo de algas, copos de alga nori, ciruelas umeboshi…

Estos condimentos se usan también como recurso medicinal ya que tienen propiedades muy valiosas y empleados adecuadamente ayudan tanto a paliar como a potenciar depuraciones leves del
organismo.

Bebidas: en general al seguir una alimentación mayormente vegetal no se suele tener sed, así tomaremos la cantidad de líquido suficiente pera satisfacer nuestras necesidades personales que
variarán según la actividad física que realicemos, la humedad de ambiente. Mejor que no sean excitantes ni demasiado aromáticas.

Semillas: de sésamo, calabaza, girasol…mejor tostadas pues se digieren más fácilmente.

La dieta macrobiótica básica para enfermos es la siguiente:

Desayuno: croqueta de arroz (ajonjolí y sal), o croquetas de arroz integral hervido, molido y hecho al horno, o pan de sartén de harina de trigo integral. Lo ideal es permanecer en ayunas
hasta la hora del almuerzo.

En las comidas principales (almuerzo y cena): de 60% a 80% de arroz integral hervido con agua y sal y de 40% a 20% de platos secundarios. (De dos a cinco variedades de legumbres, verduras, algas hervidas y conservas de vegetales en el misó). Las hortalizas más recomendadas son: lampazo mayor, raíz de loto, nabo blanco y largo, calabaza positiva (Hokkaido o Ebisu), cebolla, ñame

blanco, ñame de china, acelga, achicoria, ajipuerro, trifolio (trébol acuático).

Como aderezos se pueden utilizar aceite de ajonjolí (de vez en cuando); shoyu (salsa de soja auténtica, sin azúcar y sin colorantes); misó (pasta de soja fermentada); sal marina molida.
Se debe masticar un mínimo de 80 veces cada ración de comida, sin mezclar los platos. Como bebida se recomienda tomar lo mínimo posible y siempre sin adulzantes los tés de consuelda, habú,

nogul, llantén, banchá de tres años. Las bebidas alcohólicas, gaseosas, jugos, dulces, productos refinados y quimificados se deben evitar.

Al incluir un alimento en la dieta, se deben observar las estaciones del año. En el verano se puede añadir ensalada de verduras permitidas y eventualmente frutas más positivas (manzanas,
sandía, fresas cultivadas) según la condición del enfermo.

Aproximadamente 20 ó 30 años atrás, el profesor Ohsawa recomendabala dieta n- 7 – sólo arroz integral, por diez días, o dependiendo del caso el ayuno total. Actualmente dichas prácticas no son
recomendadas porque las personas en general están extremadamente intoxicadas.

La dieta rigurosa puede provocar reacciones peligrosas y hacer que se concentren en la sangre los elementos tóxicos depositados en las células o aun provocar posteriormente un desequilibrio
alimentario incontrolable.

Todos los fenómenos y sus procesos de cambio son gobernados tanto por la fuerza Yin (centrífuga) como por la Yang (centrípeta) Ias cuales están siempre transformándose una en otra, en un ciclo
continuo.

Las cualidades básicas del Yin son:

expansión, oscuro, débil, delicado, índigo- azul, tímido, blando, introvertido, frío, líquido, pasivo, femenino, contemplativo.

Las cualidades básicas del Yang son:

contracción, activo, rojo, enfático, material, durable, extrovertido, caliente, sólido. Entre los alimentos existen algunos con influencias expansivas (Yin) y otras contractivas (Yang);
algunos son gran-des (Y¡n), otros pequen os (Yang); algunos suculentos (Yin), otros secos (Yang): algunos crecen en los árboles (Yin), otros en el suelo (Yang).

Al considerar las características de las fuerzas Yin y Yang en el hombre, en el ambiente, en el clima, en cada situación se puede buscar cl equilibrio a través de la alimentación. Por ejemplo:
en el invierno (Yin) se debe comer lo que puede ser almacenado naturalmente: cereales, alubias, verduras en conserva o con raíces, calabaza, manzana, frutas secas, algas marinas, semillas,
etc.

Todos esos alimentos son Yang y dan fuerza y calor para que se soporte el frío (Yin).

Por otro lado en el verano (Yang) se deben preferir los alimentos Yin: verduras suculentas, melón, sandía, etc.

La alimentación macrobiótica respeta el principio Yin-Yang en todos los momentos, desde la elección de alimentos y la manera de cocinarlos hasta el modo como comerlos (empezar con un alimento
Yang y después ingerir un Yin; comer separadamente cada plato; masticar bien; etc.).

1 Comment

  1. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    03/06/2016 at 08:30

    Muy Útil

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *