Salud General

LA CARENCIA DE SILICIO EN LA ALIMENTACIÓN

By  | 

Las dietas actuales de los países desarrollados contienen mucho menos silicio que las antiguas, menos que las dietas de países menos desarrollados, lo que puede acarrear carencias de este elemento en la población. Ello es difícil de diagnosticar pues se solapa con otras causas, pero es probable que tanto en la ateroesclerosis, como en los problemas articulares, artritis, artrosis y en la incidencia de lesiones en individuos sometidos a fuertes esfuerzos físicos, esta subcarencia de silicio sea un factor desencadenante. Ello según algunos autores se podría corregir con una suplementación en silicio en forma asimilable.

El crecimiento normal de los animales jóvenes se ve disminuido y en dietas carenciales de silicio se generan defectos en huesos y tejido conectivo según estudios realizados en 1973 y 2002 por Carlisle y Jughdaoshing. En una dieta de cualquier país desarrollado, aunque esté compuesta de alimentos refinados y con poca fibra, las trazas de silicio que aporta son suficientes para evitar carencias agudas. Por ello se cree que no hay carencias graves de este elemento, sin embargo hay que tener en cuenta los siguientes hechos:

El hombre está condicionado genéticamente desde miles de años, a dietas que tienen como mínimo diez veces más silicio que las actuales.
El cultivo intensivo de vegetales, granos, legumbres con abonos sintéticos, plaguicidas y herbicidas, etc., ha reducido considerablemente la flora microbiana del humus que se encarga de solubilizar el silicio de los silicatos del suelo para las plantas. Este es un hecho preocupante y reconocido por todos los agrónomos. Las plantas actuales tienen menos silicio. Por ello sus cutículas son más débiles y vulnerables a las plagas, lo que se ha comprobado en ensayos. Los tratamientos con plaguicidas para acabar con ellas, perjudican más a la flora del humus.
El silicio se encuentra principalmente en las partes fibrosas, que hoy en día se consumen en pequeña cantidad. De aquí arrancan otros problemas como la constipación, diverticulosis, hernias e incluso cáncer de colon, que un correcto aporte de fibra dietética corregiría o prevendría. Además, la poca fibra que se toma contiene menos silicio que la de siglos pasados.
Los actuales hábitos alimentarios, propician un medio intestinal muy pobre en gérmenes favorables, como son las bacterias lácticas, que activan la solubilización del silicio. Ello se corregiría con aportes bacterianos y substratos para ellos: fibras solubles, etc.

Cuadros sintomáticos de carencias en silicio:
Otra consecuencia de una carencia de silicio en el tejido conjuntivo es la aparición de artritis y artrosis, cuando como es frecuente, comportan una degeneración e incluso desaparición del tejido conjuntivo periarticular: elastopatías periarticulares. Ello estaría relacionado con la senescencia, ya citado por Charnot , la influencia del declive hormonal.

Otro papel del silicio relacionado con el tejido conjuntivo, afecta a la elasticidad y resistencia del tejido pulmonar, con una acción protectora frente a necrosis, como enfisemas, ante agentes agresivos como el tabaco.

No podemos olvidar todo lo relacionado con las hernias de disco, un problema que se incrementa alarmantemente en personas jóvenes.Es difícil de diagnosticar una carencia de silicio mediante el nivel de silicemia. Normalmente por el consiguiente mecanismo homeostático, ésta se mantiene relativamente constante, unas 0,5 ppm en plasma.

Sin embargo algunos indicios pueden orientar. La carencia más aguda se puede detectar en las uñas y faneras, muy ricas en este elemento. Uñas quebradizas, blandas o frágiles, pueden indicar una deficiencia grave en silicio. El análisis de éstas es otra posibilidad. Las cenizas de las uñas normales dan del 19 al 20% de silicio. Según Monceaux, ante un proceso de desmineralización con pérdida de calcio, magnesio y fósforo, el silicio es el elemento precursor, lo que permite diagnosticar y tomar las medidas oportunas antes de que se desencadene el problema. La piel, su elasticidad y suavidad así como el cabello fuerte son otros indicios importantes, lo que incluiría al silicio como factor de belleza.

Otro efecto negativo de su deficiencia, es en personas sometidas a grandes esfuerzos, como son los deportistas de élite, propiciando tendinitis, esquinces, rotura de fibras musculares, cartílagos, etc., con frecuentes problemas de esta índole, que requieren prolongados descansos. En los jugadores de tenis, el llamado “codo de tenista” es una lesión que en muchos casos requiere cirugía, y que se puede evitar e incluso corregir con una correcta suplementación en silicio.

En resumen (Manual Lamberts), una carencia en silicio es causa de:
Anormalidades en los huesos y cartílagos
Pérdida de elasticidad en arterias y venas.
Ateroesclerosis
Falta de elasticidad en la piel
Caída o fragilidad del cabello
Lenta curación de fracturas, heridas y quemaduras
Artritis y Artrosis
Ptosis de órganos
Debilitamiento del tejido pulmonar

Según algunos autores los efectos de estados carenciales de silicio pueden generar también: Retraso del crecimiento – Huesos frágiles – Piel deshidratada – Acné – Tendencia a abscesos y fístulas – Furunculosis – Amigdalitis – Deficiencia intelectual – Conjuntivitis – Caries dentales – Fragilidad y/o caída del cabello – Uñas frágiles y opacas – Tendinitis – Fibrosis – Problemas articulares – Patologías coronarías – En la tuberculosis y el cáncer se ha confirmado la falta de silicio – Alteraciones osteoarticulares y del tejido de sostén, en general – Bajada de las defensas – Problemas broncopulmonares.

3 Comments

  1. Fata Morgana

    Fata Morgana

    05/05/2015 at 09:10

    Que alimentos contienen silicio?

  2. STELLA

    05/05/2015 at 00:09

    donde encuentro silicio ,para consumir ?

  3. Alexa

    05/01/2015 at 15:44

    En qué alimentos encuentro el silicio .?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *