Cancer

Tratar el Cáncer de piel

By  | 

La piel es el órgano del cuerpo humano más fácil de examinar. Cuidarla y atender es en parte nuestra responsabilidad para mantenernos saludables.

¿Por qué debemos realizar un examen periódico de nuestra piel?

El cáncer cutáneo puede ser detectado por uno mismo al realizar periódicamente un examen cuidadoso. Sabemos que su diagnóstico temprano y un tratamiento correcto logra la cura en la mayoría de los pacientes. Y no hay como uno mismo para reconocer un cambio, y no lleva más de 10 minutos. Su realización periódica debe convertirse en un hábito y no en una obsesión.

¿Qué buscamos cuando hacemos el autoexamen?

Cualquier cambio de coloración, textura, elevación o depresión en la piel. Normalmente, las personas poseen numerosos lunares. Ellos pueden haberse desarrollado en la niñez, adolescencia o en la edad adulta; algunos son de nacimiento. Conocerlos y seguir su evolución es importante. Cualquier cambio puede ser un signo de alarma.

Para realizar un correcto auto examen se necesita:

– Buena luz
– Espejos, uno de mano y uno de pared
– Silla

Cómo revisarse

Paso 1.
Examine su cara, especialmente la nariz, los labios, la boca y las orejas.

Paso 2.
Examine con la ayuda de un peine o secador de pelo todo el cuero cabelludo. Utilice el espejo para visualizar las zonas traseras de la nuca.

Paso 3.
Examine sus manos cuidadosamente: las palmas y el dorso, entre los dedos, las uñas (quite el esmalte) en superficie y debajo de ellas. Siga con las muñecas y antebrazos de ambos lados.

Paso 4.
En posición de pie, frente a un espejo grande, examine los codos y las axilas; complete el examen con la visualización de brazos y antebrazos.

Paso 5.
Frente al espejo revise el cuello con detenimiento, el pecho y el abdomen. Las mujeres no deben olvidar de mirar debajo de las mamas. Los hombres con mucho vello deben separarlo y constatar que no haya lesiones ocultas.

Paso 6.
Con la ayuda un espejo de pie y uno de mano, examine la parte posterior del cuello y espalda. Solicite la ayuda de un familiar si tiene dudas.

Paso 7.
Siguiendo con la ayuda de los 2 espejos revise las nalgas, los muslos y la parte trasera de las piernas.

Paso 8.
Sentado sobre una silla y, apoyando sus piernas sobre una banqueta, examine las plantas de los pies, entre los dedos y las piernas por completo. También puede examinarse la zona genital ayudándose con el espejo.

Consulte a su dermatólogo ante cualquier cambio o duda que surja del auto examen que realice entre consultas.

Descanso, cansancio y ejercicio

El cansancio extremo, también llamado fatiga, es muy común en las personas que reciben tratamiento contra el cáncer. Éste no es un tipo de cansancio normal, sino un agotamiento que a menudo no se alivia con el descanso. Para algunas personas, el cansancio permanece durante mucho tiempo después del tratamiento, y puede que les resulte difícil estar activas y realizar otras actividades que deseen llevar a cabo. No obstante, el ejercicio puede ayudar a reducir el cansancio. Los estudios han mostrado que los pacientes que siguen un programa de ejercicios adaptado a sus necesidades personales se sienten mejor física y emocionalmente, y pueden sobrellevar mejor su situación.

Si estuvo enfermo y no muy activo durante el tratamiento, es normal que haya perdido algo de su condición física, resistencia y fuerza muscular. Cualquier plan de actividad física debe ajustarse a su situación personal. Si no ha estado activo en varios años, usted tendrá que comenzar lentamente. Quizás deba comenzar con caminatas cortas.

Hable con el equipo de profesionales de la salud que le atienden antes de comenzar. Pregúnteles qué opinan sobre su plan de ejercicios. Luego, considere conseguir a alguien que le acompañe a hacer ejercicios de manera que no los haga solo. La compañía de familiares o amigos al comenzar un nuevo programa de actividades puede aportarle ese estímulo adicional para mantenerlo en marcha cuando la voluntad no sea suficiente.

Si usted siente demasiado cansancio, tendrá que aprender a balancear la actividad con el descanso. Está bien descansar cuando lo necesite. En ocasiones, a algunas personas les resulta realmente difícil tomar descansos cuando estaban acostumbradas a trabajar todo el día o a asumir las responsabilidades del hogar. Sin embargo, éste no es el momento de ser muy exigente con usted mismo. Esté atento a lo que su cuerpo desea y descanse cuando sea necesario. (Para más información sobre el cansancio y otros efectos secundarios, lea la sección “Recursos adicionales relacionados con el cáncer de piel tipo melanoma” para obtener una lista de materiales informativos disponibles).

Tenga en cuenta que el ejercicio puede mejorar su salud física y emocional:

Mejora su condición cardiovascular (corazón y circulación)
Junto con una buena alimentación, le ayudará a lograr y a mantener un peso saludable
Fortalece sus músculos
Reduce el cansancio y le ayuda a tener más energía
Ayuda a disminuir la ansiedad y la depresión
Le puede hacer sentir más feliz
Le ayuda a sentirse mejor consigo mismo
Realizar regularmente una actividad física desempeña un papel en ayudar a reducir el riesgo de algunos cánceres. La práctica regular de actividad física también brinda otros beneficios a la salud.

Alimentos adecuados para el cáncer de piel

Además de disminuir los factores de riesgo que sean modificables, tales como disminuir el riesgo de quemarnos la piel expuesta a la radiación solar, podemos fortalecer la piel a través de la alimentación.

Podemos realizar una alimentación rica en nutrientes beneficiosos para prevenir una oxidación prematura de la piel y mantenerla en buen estado, es decir, ingerir alimentos ricos en antioxidantes que nos protegen contra el efecto dañino de los radicales libres.

Los alimentos que tienen un alto efecto antioxidante, son aquellos que contienen sustancias que tienen dicha acción, como son:

– La vitamina A (en forma de betacaroteno)

– La vitamina C

-La vitamina E

– Algunos minerales como el zinc y el selenio

-Sustancias llamadas flavonoides o bioflavonoides como la quercitina contenida en los ajos y las cebollas, o las antocionadinas y antocianinas contenidas en los arándanos.

Los flavonoides además de protegernos contra la acción de los radicales libres, son sustancias con propiedades anticancerígenas (además de muchas otras propiedades beneficiosas que nos aportan).

Alimentos ricos en vitaminas antioxidantes:

Algunos de los alimentos que son ricos en vitamina A (betacarotenos), son por ejemplo frutas como el mango, la papaya o las zanahorias, el polen, etc.

Algunos de los alimentos que son ricos en vitamina C, son por ejemplo frutas como las fresas, las naranjas o los limones,etc.

Alimentos ricos en vitamina E, además de algunos aceites vegetales (como el aceite de oliva), también la contienen frutas secas como el albaricoque, los frutos secos (excepto el anacardo y la castaña), las semillas (como las pipas de girasol), pocos pescados (como la dorada, la anguila o la angula).

1 Comment

  1. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    22/11/2015 at 00:00

    Gracias Por Compartir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *