Inteligencia Emocional

EL CIELO EN LA TIERRA

By  | 

¿Qué es lo que nos falta? EL CIELO EN LA TIERRA (Entrevista a Emilio Carrillo)

¿Podemos sentir Paz, pero a la vez no sentirnos felices porque nos sigue faltando “algo”? ¿Qué es lo que nos falta (o nos sobra…) cuando llegamos a ese estado?

Una parte de mi vida y de mi proceso consciencial la he desarrollado con ese sentimiento, con esa sensación que tú compartes. Hubo un momento determinado en que empecé a desinquietarme, a vivir en una mayor armonía, a sentir la Paz a la que tú haces referencia y, no obstante, había algo en mí que me indicaba, o así yo lo entendía, que faltaba algo.

Ha pasado un tiempo desde entonces. Como el tiempo realmente no existe, lo que ha pasado desde entonces es un momento continuo en el que se han ido desplegando experiencias que me han ido permitiendo ir descubriendo, desvelando, que esa sensación de ‘falta de algo’ no era realmente mía. No era yo quien la tenía, sino la mente, el sistema operativo del yo físico, mental y emocional, la que me estaba diciendo que a ella era a la que le faltaba algo, no a mí. Bajo el influjo de los sistemas de creencias que la sociedad, la familia, el colegio, los institutos, los medios de comunicación… habían ido metiendo en esa mente y en función de los hábitos adquiridos y de los paradigmas, normas morales, religiosas, sociales, etcétera, la mente reaccionaba indicando que le faltaba “algo” precisamente en la medida en la que yo me iba desinquietando y dejando a un lado tanto enredo mental y viviendo en mayor armonía y mayor paz.

Realmente, a la mente le faltaban sistemas de referencias, porque yo estaba soltando los que hasta entonces estaban anclados en mi vida. Le faltaba la práctica de la lucha por perseguir cosas, de intentar alcanzar cosas, cuando yo ya desde mi estado de consciencia estaba soltando esa necesidad de luchar contra nada y ese requerimiento de llegar a algún sitio. Yo empecé a sentir que, desde mi paz, desde la armonía que sentía no tenía que llegar a ningún sitio, que lo único que tenía que hacer es vivir.

Pero el hecho de que solamente tuviera que vivir, eso a la mente no le aportaba el sosiego que ella quería o no le respondía a todo ese mundo de creencias, paradigmas, normas a los que he hecho mención. Y por tanto, en un momento de mi proceso consciencial y evolutivo, sentía esa especie de ‘falta de algo’; y pude percibir que no era realmente mía, sino de la mente que estaba reaccionando de una forma “lógica”. Llegado a ese punto, lo único que hice fue decirle a la mente algo que hago con frecuencia por muchos motivos: ‘Mente, cállate y vuelve a tu sitio. Tú no sirves para comprender, ver y entender la vida’.

 

La vida, lo único que hay que hacer es vivirla.

En paralelo, me di cuenta también de que en los sistemas de creencias de la sociedad, del sistema que nosotros mismos hemos introducido en la cabeza, hay una creencia que tenemos grabada muy, muy dentro en la mente y en el subconsciente de la mente. Esa creencia que repercute mucho en lo que tú me has preguntado es el que entendemos, nos han hecho creer, que este mundo, este plano, esta vida humana es una especie de plano inferior, un plano imperfecto dentro de la existencia, del cosmos, de la Creación.

En terminología de la religión católica, esto es una especie de valle de lágrimas. Hemos sido expulsados del paraíso y ahora vivimos fuera de él. Y ese sistema de creencias nos lleva a pensar que hay que salir de aquí y que ese salir de aquí conlleva hacer algo: ‘Tenemos que ascender, hay que ir a otro sitio’.

En el ámbito religioso se habla de la Gloria, del Cielo, que estamos aquí pero para ir a un sitio mejor. En el ámbito consciencial, de una espiritualidad no religiosa, de lo que hoy se llama el Despertar de la Consciencia, se habla mucho también de lo mismo: `hay que ascender de dimensión´, se nos dice. La gente no se da cuenta, pero estamos trayendo, a veces, al ámbito de la consciencia lo que son paradigmas puramente religiosos. Estamos trayendo a la nueva consciencia elementos, sistemas de creencias de la antigua consciencia. Y ya no se habla del Cielo pero la gente sí habla de ascender: ‘Hay que pasar de la tercera dimensión a la cuarta, a la quinta, a la sexta’. Y en pro de ese ascenso dimensional ponemos todo.

A mí me resulta francamente divertido ahora, porque durante un tiempo creía en eso y ahora me río de mí mismo por haber creído en eso, que incluso la sexualidad, desde esa nueva consciencia que no termina de quitarse de encima los lastres de la vieja, se entiende que es un procedimiento a través de toda la práctica sexual, del tantra, de la célebre kundalini, etcétera para ascender, para elevarte, para ir a una dimensión, a un estado que no es el que vives ahora.

Todo eso, de corazón a corazón y según lo que yo percibo, que no tengo por qué estar en posesión de ninguna verdad, creo que simplemente es el resultado de un sistema de creencias que nos han metido en la mente y que nos hace que no veamos lo que para mí ahora es absolutamente evidente: el más perfecto plano que hay en la Creación es éste. El lugar más inefable, más sensacional y más divino de la creación es éste. Y que lo único que tenemos que hacer es darnos cuenta viviéndolo. No intelectualizándolo. No generando todo un mundo de la mente, pensando ‘acerca de’, que es en lo que perdemos el tiempo, sino vivir, Vivir.

Cuando alguna vez, todavía, por algún resquicio aparece la mente y me señala que habría que hacer algo más, que qué significa eso de vivir, que tiene que haber alguna otra cosa más, yo lo que hago es que me río con amor de mi mente, con cariño, y le digo: ¡Anda mente, vuelve a tu sitio, tranquilízate!

Porque ahora sé que, realmente, sólo tenemos que hacer una cosa: Vivir. Y todas las cosas que nos empeñamos en hacer desde la lucha y el esfuerzo, curiosamente, nos dificulta el vivir, que es lo único que nos corresponde hacer: vivir, existir, ser…

La gente me pide algún tipo de definición: ‘Bueno, pero tú ¿qué eres?’. Yo no tengo creencias, ni religiones. Hay figuras, como la de Cristo Jesús, que son importantes en mi vida. Pero yo no soy cristiano, ni mahometano, ni budista ni nada. No tengo ningún sistema de creencias, ni pertenezco a ningún grupo. Entonces, cuando me insisten, me limito a decir: ‘Venga, te lo voy a decir, a desvelar. Yo lo que soy es un Vividor; un vividor intrínseco; un vividor consciente’.

La palabra vividor, en su contenido, es espectacular, muy potente. Sin embargo, en los sistemas de creencias, eso de ser un vividor tiene un carácter peyorativo. Pues yo le elimino todos esos elementos peyorativos y planteo que soy un vividor, en cuanto a que me dedico a vivir con confianza plena y completa en la vida, radicalmente

Enamorado de la Vida.

La vida me ha mostrado, suficientemente ya, con las muchas experiencias acumuladas, que merece la pena confiar en ella. Me ha mostrado que más allá de lo que mi mente pueda computar, esa vida la estoy generando yo. Esas experiencias las estoy creando yo para que finalmente consiga algo tan sencillo como recordar lo que soy. Y ese recuerdo me aporta esa paz, esa armonía, esa confianza en la vida, la aceptación plena de la misma, que no tiene nada que ver con la resignación, ni con la impotencia de ‘¿qué voy a hacer?’. Y así vivo aquí-ahora: abrazado al presente, que más da que pegue o bese, como cantó Serrat; y Enamorado de la Vida, aunque a veces duela, como cantó Camarón.

3 Comments

  1. Claudia Varela Reyes

    Claudia Varela Reyes

    06/08/2016 at 19:08

    Me encanta escuchar las videoconferencias de Emilio Carrillo.

  2. Florencia Fiore

    Florencia Fiore

    06/08/2016 at 16:13

    Genial!

  3. Betty Hierro

    Betty Hierro

    05/08/2016 at 22:06

    Si, que será que nos falta? Por que pasa esto?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *