Terapias

¿Cómo se puede superar la muerte de un hijo?

By  | 

Parte 1 de 4: Ayúdate a ti mismo para superar la muerte

Acepta los sentimientos y emociones que tienes. Tienes derecho a tener esos sentimientos. Es posible que experimentes sentimientos intensos de ira, culpa, negación, tristeza y miedo, y todo esto es normal en un padre que se encuentra desconsolado. Nada debe descartarse ni tampoco, todo está mal.

Si tienes ganas de llorar, debes hacerlo. Debes darte permiso para expresar tu dolor. Si contienes tus emociones, todo será más difícil para ti y solo te sentirás peor por esta situación tan triste que estás experimentando. Es totalmente natural e incluso saludable dejar salir tus emociones por esta pérdida, ya que te encaminará a aceptar esta situación. En realidad nunca podrás superarlo por completo, pero podrás construir la fortaleza para sobrellevar la muerte de tu hijo. Si no aceptas tus emociones, no podrás salir adelante.

No establezcas un tiempo para superar esta pérdida. No existe un tiempo fijo para este proceso de duelo. Cada individuo es una persona diferente. Los padres que se encuentran desconsolados pueden experimentar muchas de las mismas emociones y dificultades. Sin embargo, la travesía de cada padre es diferente dependiendo de la personalidad y las circunstancias de la vida.

Durante años, nos hemos basado en la noción popular de que las personas atraviesan durante cinco etapas de duelo que comienza con la negación y termina con la aceptación. El nuevo pensamiento consiste en que ya no hay una serie de pasos que deba seguirse durante el proceso de duelo. En su lugar, las personas experimentan muchas emociones y síntomas que pueden ir y venir. En un estudio de investigación reciente, los científicos descubrieron que muchas personas aceptan la muerte de un ser querido desde el comienzo e informan que las personas anhelan más a la persona que perdieron en lugar de tener sentimientos de ira o depresión.

Debido a que el proceso de duelo es tan personal para cada individuo, las parejas se encuentran a veces en desacuerdo porque no pueden entender la manera que tiene la otra persona para lidiar con esta gran pérdida. Debes comprender que tu cónyuge puede tener diferentes mecanismos de adaptación que tú, así que permítele que lleve el duelo de la manera que más le convenga.

No te preocupes por el estado de shock. Durante el proceso de duelo, muchas personas experimentan un estado de shock. En este estado, el mundo puede parecer un sueño o da la impresión de que este se desconecta de la persona. Las personas y las cosas que alguna vez te causaban felicidad, ahora ya no lo hacen. Este estado podría pasar rápidamente o continuar durante un período de tiempo. Esta es la manera en la que reacciona el cuerpo para ofrecer protección contra las emociones abrumadoras. Con el tiempo, los sentimientos y conexiones regresarán a ser como antes.

Para muchas personas, salir del estado de shock comienza después del primer año de aniversario de la muerte de su hijo, y entonces es ahí cuando la realidad te genera un gran impacto. Muchos padres comentan que el segundo año sin su hijo es el más complicado.

Puedes tomar un descanso del trabajo o también podrías no hacerlo. Algunos padres no conciben la idea de regresar a trabajar después de una gran pérdida. Mientras que otros prefieren sumergirse en sus actividades diarias y en los desafíos que el trabajo les ofrece. Averigua cuál es la política en cuanto al período de duelo en tu trabajo antes de tomar una decisión. Algunas compañías le ofrecen a sus empleados varios días pagados o la oportunidad de no trabajar sin recibir ningún sueldo durante el período de ausencia.

No permitas que tu compañía te fuerce a regresar a trabajar antes de que estés listo para hacerlo. De acuerdo con el director ejecutivo del Instituto de Recuperación, las compañías pierden alrededor de $225 billones al año debido a la falta de productividad de las personas que atraviesan una pérdida. Friedman dijo: “cuando muere alguien que amamos, perdemos la habilidad de concentrarnos o enfocarnos en algo. Tu cerebro no funciona bien cuando tu corazón está roto”.

Retoma la fe si puedes hacerlo. Si encuentras consuelo en tus creencias, enseñanzas y rituales de tu fe, retómalas para poder superar este proceso. Debes saber además que la pérdida de tu hijo podría dañar tus creencias religiosas y eso es aceptable. Con el tiempo, es posible que la retomes. Si has sido una persona de mucha fe, debes recordar que Dios es lo suficientemente grande como para hacerte manejar la ira, rabia y tristeza.

Retrasa la toma de decisiones. Espera al menos un año antes de tomar alguna decisión importante. No vendas tu casa, mudes ni te divorcies ni cambies tu vida de manera significativamente. Espera hasta que puedas ver más claro el panorama y veas las opciones disponibles que tienes.
Ten cuidado al tomar decisiones por impulso. Algunas personas adoptan la filosofía de que “la vida es corta”, lo que les hace tomar riesgos innecesarios tratando de llevar una vida al límite. Vigila tu comportamiento para asegurarte de no realizar actividades que posiblemente sean dañinas para ti.

Confía en el tiempo. La frase “el tiempo cura las heridas” puede sonar absurda, pero la verdad es que te recuperarás de esta pérdida con el tiempo. Al comienzo, los recuerdos te lastimarán, incluso los buenos. Pero no te preocupes porque eso cambiará con el tiempo y podrás apreciar esos recuerdos. Te harán sonreír y le darán alegría a tu corazón. El duelo es muy parecido a una montaña rusa o a la marea.
Debes saber que no está mal dejar el luto a un lado para sonreír, reír y disfrutar la vida. Esto no significa que estés olvidando a tu hijo, eso sería imposible.
Anuncio

Parte 2 de 4: Cuídate

Sé considerado contigo. Es posible que sientas el impulso de culparte por lo que está pasando, pero no debes hacerlo. Hay situaciones en esta vida que no se pueden controlar. Cuestionarte por lo que pudiste hacer, hubieras hecho o debiste haber hecho es contraproducente para sanarte.

Duerme lo suficiente. Lo único que quieren algunos padres es dormir. Otros no pueden y se quedan con la mirada perdida antes el televisor. La muerte de un hijo causa un daño extremo físicamente. La ciencia ha mostrado que una pérdida de esta magnitud es similar a la de una lesión física, por lo que el descanso es absolutamente necesario. Duerme si es que puedes hacerlo, pero si no, entonces trata de establecer una rutina para dormir. Puedes tomar un baño caliente, tomar un té de hierbas o realizar ejercicios de relajación. Esto ayudará a calmarte para que puedas tener una buena noche de sueño.

Recuerda que debes comer. A veces, en los días después del fallecimiento de tu hijo, los familiares y amigos te llevarán comida para que no tengas que cocinar. Trata de comer cada vez más cada día para que puedas recuperar fuerzas. Es difícil lidiar con emociones negativas y con las actividades diarias cuando estás débil físicamente. Con el tiempo, volverás a cocinar para ti. Prepara cosas simples. Hornea un pollo o haz sopa que dure varios días. Busca opciones saludables de comida dentro de tu vecindario o restaurantes que puedan llevarte la comida a casa.

Mantente hidratado. Ya sea que tengas problemas para comer o no, intenta beber al menos ocho vasos de agua cada día. Bebe una taza de té calmante o lleva contigo una botella para llenar agua. La deshidratación es físicamente extenuante y tu cuerpo de por sí ya está lo suficientemente desgastado.

Bebe alcohol con moderación y mantente lejos de las drogas ilegales. Si bien es comprensible que quieras borrar el recuerdo de la muerte de tu hijo, el uso excesivo de alcohol y drogas puede agravar la depresión y crear un nuevo conjunto de problemas con los que se tendrá que lidiar.

Toma medicamentos recetados bajo supervisión médica. Algunos padres consideran que es necesario para ellos encontrar un tipo de ayuda para poder dormir. Además, buscan manejar su ansiedad o depresión con medicamentos. Existen diversos medicamentos y encontrar el adecuado puede ser muy difícil por lo que es mejor consultarlo antes con el médico. Conversa con tu médico para que sepas qué medicamento es el adecuado para ti y planeen un período de tiempo durante el cual lo tomarás.

Vuelve a evaluar tus relaciones si es que llegan a lastimarte. No es extraño que los amigos se alejen durante este período de duelo. Algunas personas simplemente no saben qué decir y otras personas que son padres, pueden sentirse incómodos por el hecho de imaginar que a ellos también podría sucederles.

Si tus amigos te apresuran para que superes rápidamente este proceso, establece límites con ellos para que sepan cuál es un tema adecuado para conversar. De ser necesario, distánciate un tiempo de aquellas personas que te insistan en tratar de que superes este momento de inmediato.
Anuncio

Parte 3 de 4: Honra la memoria de tu hijo

Organiza una reunión para conmemorar a tu hijo. Después de que hayan pasado unas semanas del funeral o después del tiempo que creas prudente, invita a tus amigos y seres queridos a una fiesta o cena en honor a tu hijo. Haz que esta reunión sirva para compartir los buenos recuerdos que cada uno tenga. Invita a las personas a compartir sus historias o fotos de tu hijo o hija. La reunión puede realizarse en tu casa o en el lugar que más le gustaba a tu hijo como el parque, el parque de juegos o el centro comunitario.

Crea una página web. Hay compañías que brindan un espacio web en el que puedes compartir fotos y vídeos de tu hijo e incluso grabar la historia de su vida. También puedes crear una página de Facebook que rinda homenaje a tu hijo con acceso restringido para que solo la familia y amigos puedan verla.

Crea un álbum de recortes. Junta fotos de tu hijo, obras de arte, boletas de calificaciones y otros recuerdos, y organiza todo dentro del álbum de recortes. Haz anotaciones o historias que vayan acorde con la fotografía. Este álbum de recortes es algo que podrás mirar cuando quieras sentirte cerca de tu hijo. Además, es una manera de mostrarle a los hermanos menores como era su hermano mayor.

Haz una donación en memoria de tu hijo. Puedes brindar fondos para un proyecto en el nombre de tu hijo. Por ejemplo, podrías hacer una donación a la biblioteca local, consultando si pueden comprar libros como símbolo de honra hacia tu hijo. Dependiendo de sus políticas, es posible que coloquen una etiqueta especial en la portada del libro con el nombre de tu hijo en él. Piensa en actividades y organizaciones que representen el tipo de cosas que a tu hijo le gustaban o importaban.

Genera una beca. Puedes hablar con el departamento de desarrollo de alguna Universidad o trabajar con una fundación comunitaria para generar un fondo de becas. Necesitarás alrededor de $20.000 a $25.000 para otorgar una beca, con pagos anuales de $1.000. Pero debes saber que cada institución tiene sus propias reglas. Un fondo de becas les da también a tus amigos y familiares una manera de honrar a tu hijo mediante una contribución.

Conviértete en activista. Dependiendo de las circunstancias de la muerte de tu hijo, es posible que quieras involucrarte en alguna organización que busque apoyar una causa en particular o que busque modificar nuestro sistema legal. Por ejemplo, si tu hijo murió a manos de un conductor ebrio, es posible que desees unirte al grupo Padres en Contra de los Conductores Ebrios (MADD).
Sigue el ejemplo de John Walsh. Su hijo Adam de seis años fue asesinado, por lo que John Walsh, comenzó a participar en las cuestiones legislativas haciendo campañas para que las leyes fueran más firmes con respecto a las personas condenadas por cometer violencia contra los niños y condujo un programa de televisión centrado en la captura de criminales violentos.

Enciende una vela. El 15 de octubre es el día internacional de la pérdida prenatal, un día que sirve para honrar y recordar a los bebés que murieron antes de nacer o recién nacidos. En esa fecha, los participantes alrededor del mundo encienden una vela a las 7 de la noche y la mantienen encendida por al menos una hora. Debido a las diferentes zonas horarias, se le conoce a este día como la ola de luz que recorre el mundo.

Celebra los cumpleaños si eso te hace sentir bien. Es posible que los cumpleaños al comienzo sean muy dolorosos y solo trates de pasar el día como cualquier otro. Por otro lado, hay personas que encuentran consuelo celebrando la vida de su hijo en este día especial. No hay maneras correctas o incorrectas de hacer esto. Permítete celebrar todo lo que era bueno, divertido y maravilloso en tu hijo y planea un gran evento de cumpleaños, solo si te hará sentir cómodo.

Parte 4 de 4: Busca ayuda profesional

Conversa con un psicólogo. Un buen psicólogo puede ser de gran ayuda, en especial si es alguien que se especialice en terapias para superar el duelo. Busca en línea a una persona que se encuentre en tu área. Planea entrevistar a los psicólogos por teléfonos antes de acordar las sesiones de terapia. Pregúntale sobre su experiencia con padres que atraviesan lo mismo que tú, sobre su proceso para trabajar con un cliente, si incluye algún componente religioso o espiritual (algo que podrías querer o no), sus honorarios y su disponibilidad.

Es posible de que sufras de un trastorno por estrés postraumático debido a la muerte de tu hijo (PTSD). De ser este el caso, busca un psicólogo que se especialice en este campo para que pueda dártela ayuda necesaria.

Únete a un grupo de ayuda. Saber que no estás solo y que otras personas están atravesando lo mismo que tú puede ser reconfortante. Estos grupos para padres están disponibles en muchas comunidades. Puede revisar en línea para buscar grupos que estén cerca de donde vives. Estos grupos ofrecen muchos beneficios, que incluyen la oportunidad de contar tu historia en un ambiente en el que recibirás apoyo sin que te juzguen, encontrarás personas que comprenderán tu estado de soledad y que normalizarán las reacciones emocionales de los demás.
Los grupos son de dos tipos: los de tiempo limitado y los de tiempo abierto. El primer grupo se reúne una vez a la semana durante un tiempo acordados previamente (seis a diez semanas) mientras que el segundo, las reuniones son menos frecuentes (por mes o cada dos meses).

Busca un foro en línea. Existen muchos foros en línea dedicados a apoyar a las personas que atraviesan por una pérdida. Sin embargo, debes saber que muchos de esos, incluyen diferentes tipos de pérdidas (padres, parejas, hermanos e incluso mascotas). Busca un foro que sea especialmente sobre padres que perdieron a sus hijos para que puedas recibir consejos adecuados para superar esta pérdida.
Anuncio

Consejos

Llora cuando sientas que necesitas hacerlo y sonríe cuando puedas.
Cuando comiences a desesperarte, détente, relájate, no hagas nada, solo mira una película, lee o duerme hasta que comiences a recuperar la calma.
Haz lo que creas que es mejor para ti durante este proceso de duelo. No le debes rendir explicaciones a nadie por la manera en la que necesitas expresar tu duelo.
Si eres una persona de mucha fe, reza tanto como puedas.
Debes saber que no estás solo. Busca ayuda, está a tu alcance.
Durante la noche, cuando no haya nadie para ti y no puedas dormir, escribe una carta para tu hijo sobre el amor que sientes y sobre cuánta falta te hace.
No fijes fechas de recuperación. Pueden pasar años antes de que comiences a sentirte de manera normal nuevamente y esa etapa de estado normal, será una nueva etapa. Es posible que no vuelvas a sentirte igual, pero eso no significará que tu vida no tendrá sentido. No será lo mismo, será diferente, habrá cambiado para siempre por el amor que sientes hacia tu hijo y el que tu hijo sentía por ti.
Trata de recordar que nadie podrá entender lo que sientes realmente, a menos que hayan pasado por lo mismo que tú.
Hazle saber a tus seres queridos que pueden ayudarte y pídeles que respeten tus sentimientos.
Si puedes, recuerda la fuerza que has descubierto durante todo este proceso. Esto significa que podrás superar cualquier cosa en adelante.
Debes saber que hay incertidumbre en casi todo, incluso en seguir adelante.
No olvides que eres valiente por haber atravesado por esto.

9 Comments

  1. Tamara Serrano Hernandez

    Tamara Serrano Hernandez

    19/02/2016 at 16:33

    Eso no se supera nunca
    Mucho amor mucho amor mucho amor

  2. Karmen Tellez Madryd

    Karmen Tellez Madryd

    13/02/2016 at 15:11

    NUNCA SERA, SUPERAR ( O ) QUE ES SUPERAR PARA USTEDES CON EL TIEMPO APRENDEMOS A VIVIR SIN ELLOS Y ESTO NO ES SUPERAR POR QUE EL DOLOR DE LA PERDIDA. REGRESA SIMPLEMENTE AL MENCIONARLOS.
    EL QUE NO HA PERDIDO UN HIJO NO SABE DE LO QUE HABLA.

  3. Xiomara Diaz

    Xiomara Diaz

    13/02/2016 at 00:08

    CON TODO AMOR PARA TI QUERIDA AMIGA

  4. Martha Balev

    Martha Balev

    12/02/2016 at 08:09

    My heart go to those mother’s that have to live without the son or daughter ?i cannot possible imagine the pain???

  5. Martha Balev

    Martha Balev

    12/02/2016 at 08:07

  6. Mely Garcia

    Mely Garcia

    11/01/2016 at 17:34

    Sandra Garza Alvarado

  7. Sully Vergara Matos

    Sully Vergara Matos

    15/09/2015 at 23:33

    Gracias por la ayuda!!!

  8. Angeles Castell Marcos

    Angeles Castell Marcos

    15/09/2015 at 19:24

    <3

  9. Nina Ruvi

    Nina Ruvi

    15/09/2015 at 19:14

    No se supera, solo con muchos años pasados el dolor ya no te mata, y la llegada de otros hijos que te devuelven a la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *