Psicoterapia

CÓMO DEFENDERTE DEL ABUSO PSICOLÓGICO

By  | 

En ocasiones nos vemos envueltos o somos, directamente víctimas, de abusadores psicológicos bien sea en el ámbito personal o en el laboral, en este post te mostramos cómo defenderte del abuso psicológico aprendiendo a distinguir las técnicas que utilizan y las estrategias que disponemos para parar esta situación.

Técnicas del agresor psicológico:

La mentira. Es su arma principal. Como lo que más le importa es la trama que va tejiendo alrededor de usted, puede decir cualquier mentira que le sea útil en un momento determinado.

El chantaje. Siempre propone intercambios que supuestamente benefician a su víctima, pero no son más que burdas maniobras.

La generación de miedo. La idea de proteger siempre es falsa en el acosador. Lo que en realidad quiere transmitir es miedo. En ese contexto, puede actuar como “salvador”, solucionando los problemas que él ha fabricado.

La culpa. Uno de sus recursos predilectos. Si logra provocar culpa, hará que sea usted quien acuda a él.

La orden. Directamente, cuando vea que quiere escapar de la persecución, acudirá a todo el poder que tenga sobre usted.

El acosador utiliza contra su victima lo que los profesionales denominan “crueldad mental”: violencia, o ensañamiento que ejerce una persona contra otra sin agresión física, pero sí emocional y psíquica. El acoso en sí consiste en la persecución con presiones y apremio para conseguir algo contra la voluntad de la víctima.

Los expertos afirman que esta situación prolifera a nuestro alrededor: manipulaciones, intrigas, presiones, zancadillas, desprecios… Y en todos los terrenos de la vida cotidiana: pareja, familia, escuela, trabajo.

Esto podría provenir de un problema de falta de autoestima generalizada en la sociedad, generada por la crisis de valores, inseguridad en uno mismo y presión social constante.

Quien se somete a una situación de acoso psicológico no es el tipo de persona que “comprenderá” o “aprenderá” fácilmente, y la solución, en todo caso, no pasa por lo que usted intente lograr.

Debe hacer acopio de energías y salir del camino por donde su perseguidor transita. No hay posibilidades de prolongar en el tiempo su actitud de tratar de adaptarse a la situación o buscar que el acosador comprenda. Sólo se librará de la desagradable situación encarando una serie de acciones directas y concretas.

Para ponerse en acción, debe fijar sus propias reglas de conducta. Es lo primero que conmoverá al acosador, que es quien quiere fijarlas por usted. Luego, intente poner en práctica los principios que le proponemos y empezará a deshacerse de esta molesta agresión que puede llegar a causarle mucho daño.

Lo primero que usted debe hacer es evitar enfrentarse abiertamente. Eso es lo que estimula al acosador. No tolere situaciones donde, supuestamente “por su bien”, intenta tomar decisiones por usted y decirle lo que debe hacer.

Siempre tratará de utilizar todos sus recursos para influenciarlo y someterlo, y así mantener el poder sobre usted.

Suele utilizar recursos como: “¿Para qué almuerzas con tu hermana una vez a la semana, si ella no te necesita para nada?”, o “Este nuevo cliente no es bueno para ti, creo que lo atenderá tu compañera”. Ante esta clase de situaciones:

  • Confirme su postura
    Responda firmemente ante estos recursos de sometimiento. “Puede que mi hermana no me necesite, pero me encanta estar con ella”, o “Me parece bien que derive el cliente a mi compañera si confía en ella, pero sepa que me encanta contactar nuevos clientes”. El acosador espera que vacile, así que nunca lo haga.
  • Trate de dialogar francamente con él
    Pero si ve que se niega -abiertamente o no- a hacerlo, deje las cosas como están. Recuerde que él busca el enfrentamiento para ejercer su supuesto dominio.
  • Nunca le hable en todo confidente
    Reduzca todo intercambio personal o íntimo, porque así no le dará opción a que use la demagogia o pueda manipular hechos o intenciones. Y, por supuesto, si se trata de una relación de trabajo, evite toda invitación o sugerencia de almorzar juntos, tomar café, etcétera.
  • Marque los límites
    Mantenga claramente las distancias. Aun cuando no pueda evitar el trato (por ejemplo por cuestiones laborales), fije un marco en el que ese trato se manejará.
  • Apóyese en los demás
    Confiando en amigos o compañeros, haciéndolos participes del problema que tiene, hallará esa seguridad de la cual las actitudes de su perseguidor, a veces, le generan dudas.
  • No deje pasar desapercibido a su agresor
    Aclare siempre la situación señálelo con nombre y apellido, diciendo claramente cuánto le molesta la situación. Y no se desanime si la primera actitud de la persona a la que le cuenta lo que lo que pasa es minimizar el hecho, pero manténgase firme en expresar lo que le sucede.
  • Trate de reunir pruebas de lo que pasa
    Una agresión psicológica se enfrenta con hechos concretos. Por ejemplo: si el perseguidor lo molesta con llamadas telefónicas, grábelas. Junte notas, cartas, todo lo que sea palpable como prueba. Pero siempre manteniendo cierta distancia de la situación, para que ésto no se convierta en una obsesión incontrolable.

Actitud mental frente al agresor

Una vez que usted haya aprendido a detectar a un agresor psíquico y conozca la forma en que éste procede, puede desviar el mal simplemente con el poder de su pensamiento.

Tenga en cuenta que la negatividad siempre puede invertirse y ser transformada en algo inocuo o, incluso, positivo. Cuando sienta las vibraciones adversas que surgen de su agresor, concentre su propio pensamiento en esa energía y trate de visualizarla como una nube negra que permanece suspendida entre los dos.

Reprográmela poco a poco, utilizando su mente. Imagine que lentamente la nube se va disipando, disolviendo hasta desaparecer por completo. En su lugar, cree en su pensamiento un cristal fino pero indestructible, totalmente transparente. Será una barrera entre usted y su agresor, pero le permitirá verlo y vigilarlo de tal manera que siempre será consciente de sus intenciones.

18 Comments

  1. Brenda Marquez

    Brenda Marquez

    07/12/2016 at 07:57

    Como defenderte del abuso sicologico. Yo solo me libre de ese abuso sicologico cuando me aleje de las personas que mas me hicieron dano en su momento. Porque teniendolas cerca de mi nomas no podia librarme de ellas. Como por ejemplo cuando yo trabaja en una compania cerca de donde yo vivia en chihuahua, estaba trabajando en una compania que no recuerdo el nombre de la compania y ni el nombre de ese supervisor. Pero si recuerdo que en repetidas ocasiones me mandaba llamar a la oficina de recursos humanos para disque hablar conmigo por mi supuesto incumplimiento de metas en el Lugar de trabajo y me llego a decir que si yo tenia Algun problema sicologico o me habria yo golpeado la cabeza de mas Nina y me hizo insinuar que yo era una persona tonta que no aprendia nada y que era mejor que me saliera de trabajar. En realidad me podia Este sr disque metas de trabajo alcansables y me hacia sentirme a cada rato bien estresada mentalmente y fisicamente, pues el trabajo era empacar productos muy rapido

  2. Natalia Fernandez

    Natalia Fernandez

    01/12/2016 at 01:13

    Yovana Wende WS

  3. Narda Ramos

    18/11/2016 at 03:30

    Todo muy cierto, parece como si escribieran las historias de todas las personas q la padecen, en cada fragmento de los hechos.

  4. Rosio

    16/11/2016 at 19:57

    Es muy dificil vivir un acoso laboral y mas cuando se tiende toda una red de mentiras y aliados para dañarlo a uno.Pero simpre hay que tener el valor para salir de este circulo vicioso,y sobre todo denunciar o exigir nuestros derechos.Aun cuando se pierda el trabajo,lo mjor es terminar con esta siyuacion porque el acosador no va a cambiar solo,necesita ayuda.

  5. Nancy Raquel Buleje Kajatt

    Nancy Raquel Buleje Kajatt

    05/11/2016 at 11:01

    Estar siempre consciente de la situacion y, enfrentarlo muy sutimente. Esa es la fórmula. Interesante
    A ponerlo en practica.

  6. Sanabria Elida

    Sanabria Elida

    02/11/2016 at 02:20

    Hace un tiempo fui la agresora y la verdad creo que sufría más que las personas afectadas, conocí la espiritualidad y comencé el doloroso pero bendito cambio. Ahora tengo muy cerca a una persona agresora y trato de entender que habla desde su miedo y su dolor, uso la llama violeta para que transmuta toda imperfección.

  7. Maria Moratiel Prieto

    Maria Moratiel Prieto

    01/11/2016 at 18:38

    Tengo que aprender y ultimamente me afecta menos

  8. Elisabeth Ruiz Moratiel

    Elisabeth Ruiz Moratiel

    01/11/2016 at 18:15

    Maria Moratiel Prieto😘😘😘😘💗💞💕

  9. Mayerling Mayerling Vergara

    Mayerling Mayerling Vergara

    06/09/2016 at 13:54

    Muy interesante !!

  10. Yesenia Rocha

    Yesenia Rocha

    15/07/2016 at 04:37

    En el trabajo Juanita Rojas

  11. Fabiana Veronica Cepeda

    Fabiana Veronica Cepeda

    15/07/2016 at 00:50

    Buenicimo

  12. Paola Bean Pérez Godolova

    Paola Bean Pérez Godolova

    14/07/2016 at 08:12

    Gracias amorrrr Anaïs de Cacharel

  13. Anaïs de Cacharel

    Anaïs de Cacharel

    14/07/2016 at 07:51

    Paola

  14. Alice Stella Guida

    Alice Stella Guida

    13/07/2016 at 21:04

    Pobre personas los que son asi

  15. Tete Nava

    Tete Nava

    13/07/2016 at 20:31

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *