Conciencia Emocional

Cómo controlar el mal carácter

By  | 

Aprende a controlar tu carácter

El carácter es algo que nos diferencia notablemente a unas personas de otras. Hay personas que somos más temperamentales, somos puro fuego. Por el contrario hay otras más tranquilas que apenas lo sacan y a veces incluso se dejan avasallar. Lo ideal en este tema es encontrar el equilibrio, ese equilibrio se llama asertividad, ¿te suena? Seguro que sí.

La asertividad es la capacidad de dar tu opinión y no dejarte controlar ni manipular por los demás. Todo esto sin utilizar palabras hirientes ni buscando culpables, sino desde la conciliación, el buen entendimiento y poniendo la resolución como principio básico. A la vez siendo firmes y no permitir que se abuse de nuestra buena voluntad.

Pero un carácter descontrolado nos va a perjudicar más que beneficiar. Te animo pues a que dejes atrás la excusa de: “es que soy así”, y hagas un pequeño esfuerzo para comenzar a controlar tu carácter, ya que al final la única perjudicada a causa de ese descontrol eres tú.

Aprende en este artículo unas claves que te van a ayudar a mantener tu carácter bajo control.

Cuenta hasta diez antes de explotar

Normalmente cuando el carácter explota, es un efecto reactivo automático. No hay que pensar, algo sucede y sobre la marcha nuestra sangre comienza a hervir y explotamos.

Lo que te propongo es que cuentes a diez en ese momento y respires hondo. Cuando hayas hecho eso, comienza a reflexionar sobre lo que es mejor para ti, lo que más te conviene. Normalmente una explosión de carácter provoca unos efectos negativos y devastadores sobre las demás personas.

Si las posibilidades de solución ya eran bajas inicialmente, con la explosión no sólo no lo arreglaremos sino que en la mayoría de los casos empeoraremos la situación. En estos momentos debes de relegar el tener la razón por debajo de solucionar el caso que tienes entre manos.

Entrénate para mejorar tu carácter

Muchas mujeres me preguntan a diario. Pero ¿cómo controlo mi carácter?, es muy difícil, yo soy así. La respuesta es entrenamiento.

Todos los músculos de nuestro cuerpo necesitan ejercitarse, y nos olvidamos de que el cerebro también es un músculo. Y que el primer día no podemos hacer un triple salto mortal, pero con un entrenamiento frecuente, podremos lograr maravillas.

Inténtalo una y otra vez, aunque no lo consigas muchas veces. Vuelve a intentarlo cada vez, reflexiona que es lo que falló la última vez y vuelve a intentarlo corrigiendo las carencias que observes.

Es muy importante no desfallecer en este paso. Nada en esta vida se aprende sin práctica, práctica y práctica.

Utiliza recursos que te pongan de buen humor

Tenemos muchísimos mecanismos a mano que nos pueden ayudar tanto a controlar nuestro carácter como a cambiar estados de ánimo que no nos satisfacen, o a conseguir un estado de ánimo deseado.

Por ejemplo la música es uno de los mecanismos más efectivos para conseguir estados de ánimo, podemos relajarnos, sentirnos con energías, ponernos nerviosos, llorar o con ganas de comernos el mundo.

Una buena comedia puede hacerte cambiar el humor. Recuerdo hace muchos años una vez que fui al cine con mi pareja, por el camino nos peleamos. La película era una comedia “Dos tontos muy tontos”, al poco de comenzar la película se desencadenaron las carcajadas y se nos quitó el enfado.

Utiliza los medios con que cuentas a tu alrededor para cambiar tu estado de ánimo y que tu carácter no explote con tanta facilidad impidiéndote conseguir tus metas.

Cómo controlar el mal carácter

Controlar tu carácter es importante para que seas asertivo y generes mejores vínculos personales y laborales. Por ello, te invito a que realices este test para saber cómo es tu carácter, y ver si necesitas cambiar algo para lograr un mayor entendimiento.

Una excelente forma de relajarte un poco

¿Quieres relajarte un poco con la caja de los placeres? Pues es una excelente idea para esos días en donde no hay manera de parar con esa ira que te invade. ¿Y si pruebas con ella?

Cualquiera puede tener un momento de ira, de esa inevitable, que muchas veces puede llevar a tener problemas con los demás por no controlarla. Puede parecer difícil, a veces imposibld tranquilizarte. Y es que cuando te enojas enfureces todo tu cuerpo cambia, tu ritmo cardíaco aumenta, igual que la presión arterial, tu expresión facial se modifica, poniéndose tensa… Es un momento bastante desagradable.

Puedes calmar tu ira con la caja de los placeres. Pero ¿qué es? Una caja de los placeres es un proyecto sensorial originalmente creado para niños inquietos. Sin embargo es fácilmente adaptable para adultos. En primer lugar, la naturaleza lúdica de este truco hace que conectes con esa etapa. Al mismo tiempo que disfrutar de varios elementos que te ayudarán a bajar las revoluciones.

Qué puedes tener adentro de una caja de placeres

En primer lugar, elige una caja, puede ser de cartón, madera, plástico o material que más te guste. Lo ideal es que escojas una que te guste, hasta puedes decorarla a tu estilo. Luego viene lo más importante, “los placeres”. Puedes elegir los que más te gusten y sientas que te funcionen mejor, es importante que utilices tus sentidos.

Pelota antiestrés. Estas pelotitas son muy populares, quizás hasta ya tengas una en tu casa. Puedes utilizarla para realizar algunos ejercicios con tus manos o sólo para jugar. La actividad en tus manos te ayudará a descargar la ira.

Un caleidoscopio. Un caleidoscopio es un juguete muy simple de realizar y que también puedes comprar. Ayudará a tu mente a escapar un rato de a realidad que te tiene enojado con sus formas, colores y movimientos únicos.

Sonidos relajantes. Elige los sonidos que más te gusten, pueden ser de instrumentos, la naturaleza o cantos. No importa cuáles sean, pero si que te agraden y ayuden a relajarte. El objeto en sí puede ser un cd o un reproductor, como también, en caso de no tener ninguno de los dos, puedes poner la música en tu ordenador al momento de la relajación. Puedes usar o no auriculares.

Masajeador. No hace falta decir mucho sobre un masajeador. Ayuda a relajar tus músculos y su utilización crea un momento único. Si no tienes uno también puedes hacerte automasajes o pedir ayuda a alguien.

Una manta. Si bien no es indispensable, una manta es un buen artículo para recostarte, darte calor y descansar mientras escuchas música tranquila.
Sahumerios, aromatizadores, velas. Elige el aroma que más te guste, el azahar, manzanilla, vainilla, jazmín, rosas, coco y lavanda, son algunas de las esencias más elegidas a la hora de la relajación.

Libreta y lápiz. Unas hojas, lápices, lápiceras u otros elementos son necesarias para que anotes lo que sientes. Úsalo como un diario íntimo. Escribe tus sentimientos cuanto comienzas a sentir ira, y ve detallando los cambios a medida que usas esta terapia. No escatimes en palabras, puedes usar dibujos u otras imágenes. Este proceso creativo es muy productivo, te ayudará a despejar tu mente y pensar dos veces las cosas. Puedes incluir revistas y papeles de colores para crear collages también.

Juguetes. También puedes agregar juguetes como el cubo rubix, de encastre, crucigramas, sopas de letras, etcétera.

¿Cómo se usa la caja de los placeres?

Ya sabes que es una caja de los placeres, pero ¿cómo se usa? Puedes usarla cuando quieras, tengas ira o no. Algunas personas eligen usarla todas las noches y anotar sus sentimientos en la libreta.

Si la usas cuando sientes ira es importante que recuerdes eso, anota todo lo que sientes, luego relájate y disfruta un momento diferente con los juegos que incluíste. Vuelve a anotar tus sentimientos.

La próxima vez que te sientas enojado, lee esta última parte y verás que tu mente poco a poco irá cambiando, y podrás superar esos momentos de ira que tan mal te hacen a ti y a tu entorno.

Otras formas de combatir la ira

Obviamente, esta no es más que una forma de complementar otras técnicas y también un alivio temporal para esa ira que te ataca de tanto en tanto. Desde ya, puedes probar con algunas otras cosas más.

Con respiración. Un rápido ejercicio de respiración, que debes tener bien aprendido para esos momentos de ira, puede llegar a ayudarte en buena forma para evitar pasar un mal momento.

Con tai-chi. Esta técnica oriental puede llegar a ser muy buena para controlar la ira. Según ella, ésta se acumula en el hígado y se puede manejar mediante algunos ejercicios.

Con otros trucos. Tratar de cambiar hacia un pensamiento positivo o identificar las causas de la ira son tan sólo dos formas que tienes de enfrentar este problema tan recurrente.

1 Comment

  1. Ana Rojas

    Ana Rojas

    29/12/2015 at 20:03

    Muy bueno el articulo, ahora a practicarlo para el 2016 y siempre.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *