Consejos

Cómo acabar con un ataque de hipo

By  | 

A veces cuando acabamos de comer nos ocurre que tenemos hipo. El hipo no es muy agradable, muchas veces nos molesta entrecortando nuestras palabras al hablar y no da una sensación de nerviosismo. Afortunadamente, el hipo es tan sólo un minúsculo obstaculo, nada serio. Un sonido producido por la contracción brusca del diafragma, el músculo que separa el tórax del abdomen y que es el principal responsable de la respiración (cuando se contrae crea una especie de “vacío” en la caja torácica que hace que entre aire en los pulmones para compensarlo; al relajarse, empuja a los pulmones y provoca la salida del aire), junto a un cierre de la glotis.

Una contracción fuerte y repentina de este músculo origina la entrada de aire a gran velocidad, al tiempo que se cierra la glotis (parte de la laringe donde se encuentran las cuerdas vocales), haciendo que las cuerdas vocales se cierren también, originando un sonido agudo característico.

En raras ocasiones, el hipo puede durar días, semanas o meses. Si eso llegará a ocurrir indicaría que puede que suframos ciertas enfermedades.

En este post hacemos referencia al hipo común que muchas veces experimentamos cuando:
-Hemos comido muy rápido.
o
-Hemos ingerido alimentos muy fríos o muy calientes.
o
-Hemos comido un plato muy condimentado.
o
-Cuando estamos experimentando emociones muy intensas, con mucho estrés.
o
-Cuando tenemos un ataque de risa.

En estas situaciones podemos detener el hipo de varias maneras distintas:
La opción más sencilla y según algunos estudios la más efectiva es aumentar el nivel de dióxido de carbono en la sangre, porque la experiencia muestra que de esta manera, el hipo se puede detener con éxito.¿Cómo conseguir aumentar el nivel de dióxido de carbono en la sangre? Aguantando la respiración . Cierre la boca y la nariz como si estuviera a punto de saltar a la piscina. Aguanta la respiración durante el tiempo que puedas y el hipo desaparecerá pronto. Puedes repetir esto varias veces, por supuesto por haciendo las pausas necesarias.

Otras opciones son:

-Beber un vaso de agua fría sin respirar, es decir beber conteniendo la respiración.
La sensación de frío en la boca actúa como un poderoso estimulante del nervio inferior, lo que puede hacer que se relaje.
-Darle un susto a la persona que presenta un ataque de hipo.

Todo lo que hemos expuesto es suficiente para detener el hipo “común”. En caso de sufrir hipo persistente, consulte con un médico.

1 Comment

  1. Puppii Wittstatt

    Puppii Wittstatt

    09/10/2015 at 03:32

    Maliiisimo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *