Alimentos

Alimentación para una buena salud

By  | 

Para obtener todos los nutrientes necesarios y tener energía estable durante el día, además de los beneficios que nos brinda la alimentación energética, sería aconsejable seguir este esquema de plato en cada comida del día. Si no es posible comer algún alimento de cada grupo en la hora de la comida, intentaremos comer lo que nos ha faltado en el plato en la próxima comida. Quizás algunos de estos alimentos suenen un poco extraños para algunos, pero son alimentos muy antiguos y muy saludables, pero que hemos olvidado en la vida moderna, donde abundan los productos refinados y con aditivos.

Cereales integrales:
Para obtener energía y vitalidad.
Tonifican el sistema nervioso.
Refuerzan el sistema inmunitario.
Azúcares en forma de cereales integrales darán constante suministro de energía.
Evitar carbohidratos refinados (pan blanco, pasta blanca, cuscús.).
Arroz integral de grano corto, arroz integral basmati, quinoa, mijo, trigo sarraceno, avena, centeno, kamut, cebada, pasta integral, pasta japonesa.

Proteínas:
Para construir y reparar el cuerpo.
Desarrollo muscular.
Refuerza el sistema inmunitario.
Refuerza el sistema nervioso.
Legumbres (garbanzos, lentejas, judías blancas, azukis, judías rojas…), seitán, tofu, tempeh, natto, frutos secos.
También contienen proteínas los frutos secos y semillas, los germinados, las algas y los cereales integrales.

Verduras:
Fibra.
Hierro.
Clorofila.
Vitaminas.
Calcio.
Antioxidantes.
Depuran el hígado y vesícula biliar.

Verdura de hoja verde:
Brócoli, judía verde, apio, hinojo, espárragos verdes, berros, col verde, rúcula, endivias, escarola, puerros, calabacín, borraja, alcachofas.
Estas verduras se tomarán crudas o con cocciones muy cortas, como escaldadas (hervir unos segundos) o hervidas (hervir 3 minutos y aclarar con agua fría), o pasadas muy rápidamente por la plancha.

Verduras de raíces y redondas:
Zanahoria, calabaza, chirivía, cebolla, remolacha, coliflor, boniato, nabo, calabacín, alcachofa, col blanca y roja.
Estas verduras si las cocemos largo tiempo a fuego bajo (horno, salteados largos, estofadas, cremas…), no nos proporcionarán vitaminas pero en cambio nos proporcionarán mucho dulzor, que nos ayudará a no sentirnos tentados por cosas dulces y poco saludables, nos relajará, y hará que nos siente mejor la comida.

Minerales:
Regulan el pH de la sangre.
Refuerzan el sistema nervioso.
Musculatura.

Huesos.
Los encontramos principalmente en:
Sal Marina: utilizar una de buena calidad, como por ejemplo la Sal del Himalaya, y evitar las sales normales que venden en el supermercado ya que les han quitado los minerales.
Verduras del mar (algas): kombu, wakame, arame, nori, espaguetti de mar.
Verduras.

Grasas:
Para un óptimo funcionamiento del cuerpo.
Regulación de la temperatura.
Musculatura.
Omega 3 y 6, calcio.

Semillas:
Sésamo, girasol, calabaza, amapola, piñones.
Cremas de semillas como el tahín blanco y la crema de semillas de calabaza.
Comprar las semillas y las cremas sin tostar.

Frutos secos:
Nueces, almendras, avellanas, anacardos.
Mantequillas o cremas de frutos secos (crema de almendras, crema de cacahuete, etc.).
También es mejor comprarlos sin tostar.

Germinados:
Activan los procesos metabólicos.
Depuran el hígado y la vesícula biliar.
Es el único alimento que podemos comer que está vivo.
Antioxidantes.
Hierro.
Calcio.
Aportan frescura y vitalidad
Germinados de alfalfa, brócoli, trébol, hinojo, remolacha, girasol, zanahoria, fenogreco, col lombarda…
Se pueden comprar ya germinados, o también se pueden comprar las semillas y se germinan en casa con un proceso muy sencillo y que apenas cuesta tiempo.

Fermentados y pickles:
Regeneración de la flora intestinal.
Buena absorción de los nutrientes.
Miso, salsa de soja, umeboshi, chucrut, pickles de jengibre, olivas, pepinillos, takuan, encurtidos caseros de zanahorias y otras verduras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *