Meditación

Actuando en consecuencia

By  | 

“Todo lo que hacemos está impregnado de la energía con que lo hacemos. Si estamos frenéticos, la vida será frenética. Si tenemos paz, la vida será pacífica y por eso cualquier situación se convertirá en la paz interior “.

Marianne Williamson

Tenemos tendencia a percibir la realidad de forma que encaje con nuestra propia visión, con nuestras creencias acerca del mundo, de los demás y de nosotros.  Este modelo de creencias lo hemos construido y consolidado a través de las diferentes experiencias significativas vividas a lo largo de nuestra vida. Si de pequeño/as aprendimos que éramos “uno/as inútiles”, o bien que “el mundo era amenazador y peligroso”, o no se le daba ningún valor a aquello que hacíamos… tenderemos a recoger aquellos elementos de la realidad que confirmen esa creencia, actuando en consecuencia, ¡y afianzando así aún más nuestra creencia! No siempre la forma en que construimos las situaciones es inadaptativa, y sólo en aquellos casos en que sí lo sea hemos de “aprender” a ver la realidad desde otra óptica que nos permita una gestión adaptativa y eficaz de nuestro entorno.

De ese marco de creencias derivan nuestros comportamientos o, dicho de otro modo, las soluciones que intentamos para resolver un problema. Muchas veces el mantenimiento de una situación que nos genera malestar viene de la repetición continuada de una estrategia de solución que ha resultado un fracaso. ¿Ejemplos? Ante el insomnio lo que podemos intentar es “esforzarnos en dormir”, estrategia que dado que el sueño sólo se puede producir de manera espontánea, lo único que va a facilitar es que nos pongamos más nerviosos porque seguimos sin poder dormir. Si queremos que nuestra pareja deje de beber, podemos llamar constantemente la atención acerca del alcohol que consume, avisar de los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol, las consecuencias en su práctica profesional, etc.; ¿resultado?, a veces no logramos nuestro propósito, por muy lógica que nos parezca nuestra forma de actuar. Ante una adolescente desafiante y que no acata las normas familiares podemos utilizar estrategias de control y protección; ¿resultado?, se puede generar más conducta de rebeldía por parte de la adolescente que a su vez generará más pautas de sermón y control, que a su vez…. ¡A veces utilizamos la misma estrategia una y otra vez! ¿Cuántas veces no nos encontramos en esa situación de encontrarnos haciendo “más de lo mismo”? Digamos que “si no tienes éxito una vez, inténtalo una segunda, pero si vuelves a fracasar, intenta algo diferente”. Es cierto que no siempre es fácil persuadirnos a nosotros mismos de dejar de aplicar o incluso invertir las soluciones que usualmente utilizamos ya que nos parecen lógicas, de “sentido común” y además suelen tener un fuerte componente emocional, pero intentar algo distinto de lo que hacemos será a veces la única forma de romper un bucle que no nos lleva a ninguna parte.

Imagen de Neil Krug

3 Comments

  1. catarina

    18/11/2015 at 00:20

    estoy de acuerdo y estas tentivas nos genera un desgaste emocional.

  2. Isabel Zipitria

    Isabel Zipitria

    30/07/2014 at 21:51

    Es cierto-pienso igual.

  3. Yvonne Melania S

    Yvonne Melania S

    30/07/2014 at 10:21

    cierto lo comparto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *