Psicología

6 HÁBITOS QUE ENTURBIAN UNA RELACIÓN

By  | 

Mantener sana una relación no es tarea fácil, nuestras inseguridades, nuestros miedos, nuestra falta de conciencia nos lleva a adquirir determinadas costumbres que acaban por traernos problemas. En este post puedes descubrir 6 hábitos que enturbian una relación convirtiéndola si nos descuidamos en algo tóxico y nocivo.

1. Un tablero de puntuación de la relación

Si ambas personas en la relación se culpan por problemas pasados de la relación, esto se convierte en lo que llaman “el tablero de puntuación de la relación”. Pasa a ser una batalla por ver quién ha cometido más errores en los últimos meses o años y, por tanto, quién le debe al otro más.

Fuiste un imbécil en el cumpleaños 28 de Cynthia allá por el 2010 y esto ha arruinado tu vida desde entonces. ¿Por qué? Porque no hay semana en que no te lo recuerde. Pero está bien porque, a su vez, tú la pillaste mandando mensajes coquetos a su colega así que ya no tiene derecho a estar celosa y lo declararon empate, ¿no?

Debes aceptar que si decides estar con ese alguien especial también decides estar con todas sus acciones y comportamientos del pasado. Si no aceptas esto último entonces no estás aceptando a ese alguien. Si algo te molestó tanto hace un año, pues debiste haberlo solucionado hace un año.

2. Lanzar indirectas y otras conductas pasivo-agresivas

No tratemos de que el otro descubra lo que queremos decirle. Digamosle directamente lo que queremos que sepa!!!

En vez de decir de una vez qué te está molestando buscas formas sutiles y pequeñas para molestar a tu pareja para que luego sientas que tu enojo está justificado.

Es tóxico porque pone en evidencia que ustedes no se comunican abiertamente con el otro. Una persona no tiene motivos para ser pasivo-agresivo si se siente segura expresando cualquier enojo o inseguridad que tenga en la relación. Del mismo modo nunca se verá en la necesidad de lanzar indirectas si siente que no será juzgado o criticado por ello.

3. Tener a la relación como rehén

Es cuando tu pareja se siente amenazado de que la relación pueden terminar entonces no se atreve a expresarse libremente.

Es tóxico porque es chantaje emocional y crea toneladas de problemas innecesarios. Cualquier detallito en la relación termina en una crisis del compromiso. Es crucial para ambas personas en una relación el saber que los pensamientos y sentimientos negativos pueden ser comunicados al otro con total seguridad sin la necesidad de amenazar a la relación misma. De otro modo la gente reprimirá sus verdaderos pensamientos y sentimientos lo que llevará a un ambiente de desconfianza y manipulación.

4. Culpar a tu pareja por tus propias emociones

Digamos que estás teniendo un pésimo día y tu compañero no está siendo particularmente empático ni te está apoyando mucho. Ha estado todo el día al teléfono con gente de su empresa. Se distrae cuando lo abrazas. Lo único que quieres es recostarte con él y ver una película, pero él ya tiene planes para salir con sus amigos en la noche.

Así que te enojas con tu pareja por ser tan insensible y cruel contigo. Has tenido un día terrible y él no ha hecho nada al respecto. Claro, nunca le dijiste, pero ya debiese saber cuándo debe hacerte sentir mejor. Debió haber colgado el teléfono y cancelado sus planes para la noche teniendo en cuenta tu lamentable estado emocional.

Es tóxico porque culpar a nuestras parejas por nuestras emociones es una forma sutil de ser egoístas y un clásico ejemplo de alguien que no sabe mantener sus límites personales. Cuando sientas un precedente de que tu pareja es responsable por cómo te sientes siempre (y viceversa) se desarrollará una tendencia a la co-dependencia. De pronto ya no tiene permitido planear actividades sin consultarte a ti antes. Cuando alguien comienza a molestarse, todos los deseos personales se tiran a la basura porque ahora es tu responsabilidad hacer sentir mejor a la otra persona.

El mayor problema de desarrollar esta tendencia a la co-dependencia es que produce resentimiento.

5. Mostrar celos “tiernos”

Me sorprende que algunas personas describan esto como una muestra de afecto. Creen que si su pareja no estuviese celosa eso significaría que no los aman.

Esto es una total estupidez. Es algo controlador y manipulativo. Crea problemas y peleas innecesarias. Transmite un mensaje de falta de confianza en la otra persona y, para ser honestos, es degradante.

6. Comprar “soluciones” a los problemas de pareja

Si surge un conflicto, la forma de arreglarlo no es comprando cosas o realizando un viaje. Los conflictos hay que arreglarlos de raíz y no maquillarlos con extras que les servirán para pasar el rato, pero que no sea definitivo.

Es tóxico porque no sólo oculta el problema real bajo la alfombra (desde donde siempre resurgirá de modo peor) sino que además sienta un dañino precedente en la relación.

2 Comments

  1. Eli More

    Eli More

    24/07/2016 at 04:51

    falta el link 🙂

  2. Rosemary Buchhammer

    Rosemary Buchhammer

    22/07/2016 at 19:45

    igual aquí! no hay info 😉

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *